David Choquehuanca, un político de origen aimara que guió las relaciones exteriores bolivianas durante más de una década, consiguió el vital apoyo de amplios sectores indígenas y campesinos en la competencia por la candidatura del Movimiento al Socialismo (MAS), la fuerza del ex presidente Evo Morales, para las elecciones presidenciales del 3 de mayo.

El ex canciller, en binomio con el dirigente cocalero Andrónico Rodríguez, será propuesto por el Pacto de Unidad, una alianza de fuerzas políticas, indigenistas, movimientos sociales y sindicatos de Bolivia, para que sea ungido candidato en la reunión ampliada de la cúpula del MAS que deliberará este fin de semana en Buenos Aires, donde Evo Morales se refugió el pasado 12 de diciembre.

“Tuvimos un ampliado en el que por unanimidad los representantes de las organizaciones sociales de todos las departamentales eligieron al hermano de La Paz David Choquehuanca para presidente y al hermano de Cochabamba Andrónico Rodríguez para la vicepresidencia”, dijo hoy a Página Siete el ejecutivo nacional de los Interculturales, Henry Nina.

Añadió que es posible que Choquehuanca y Rodríguez viajen a Argentina para recibir la aprobación de Morales y de la cúpula del MAS y afirmó que la decisión se tomó en la noche del jueves en La Paz, después de varios días de deliberaciones en todas las regiones de Bolivia.

A su vez, el diputado del MAS Henry Cabrera explicó que se trató una decisión de "de los nueve departamentos, de los sectores sociales que conforman el Pacto de Unidad y la Central Obrera Bolviana y decisiones de sectores sociales que acompañaron a este partido político”.

Choquehuanca fue ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia desde el 23 de enero de 2006 hasta el 23 de enero de 2017, durante tres presidencias de Morales, y luego ocupó el cargo de secretario general de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

En una entrevista publicada hoy en El Deber, Choquehuanca, de 58 años, evitó darse como seguro candidato del MAS y se limitó a decir que trabaja para recuperar "el verdadero espíritu del proceso de cambio" en Bolivia.

"El hermano Evo Morales, después de haber escuchado a las bases, junto a ellos, tomará una sabia decisión", apuntó.

Las elecciones del 3 de mayo pueden poner a la crisis institucional boliviana que derivó el 10 de noviembre pasado en la salida forzada de Evo Morales del poder, bajo la presión de los altos mandos de las Fuerzas Armadas y en medio de protestas populares alentadas por la oposición, que denunció un fraude en los comicios del 20 de octubre.

En esas elecciones Morales fue declarado ganador en primera vuelta, lo cual lo habilitaba para asumir un cuarto período de gobierno.

Pero los cuestionamientos de la oposición, más un informe de la OEA que habló de irregularidades en distintos pasos del proceso electoral, derivaron en situaciones de violencia que llevaron a Morales a renunciar y abandonar el país.

Morales marchó primero a México y después a Argentina, en un periplo durante el cual se declaró víctima de un golpe de estado y denunció un intento para asesinarlo.

Hoy, Morales reconoció hoy que fue "un error" haberse presentado como candidato en las elecciones presidenciales del 20 de octubre, a pesar de que la Constitución se lo impedía y de que la mayoría de los bolivianos se había pronunciado en contra de esa postulación en un plebiscito.

En una entrevista publicada en la versión digital del diario alemán Zeit, Morales se mostró convencido de que su aspiración a un cuarto mandato presidencial "ganó en primera vuelta", más allá de las objeciones de la OEA.

"Fue una equivocación asumir la propuesta del pueblo" y aceptarla "en base al fallo del Tribunal Constitucional. Pero el pueblo lo había decidido y yo acepté su propuesta para una cuarta candidatura en el marco de la Constitución", justificó.

"Debería haber rechazado la propuesta. Pero ganamos la elección en la primera ronda", reiteró Morales, según reprodujo la agencia de noticias EFE.

Tras la salida de Morales, Jeanine Áñez asumió la presidencia de Bolivia en una sesión parlamentaria sin quórum y con el compromiso de convocar a elecciones en el menor plazo previsto.

Para enfrentar al MAS, ya se apuntaron como candidatos los ex presidentes Carlos Mesa y Jorge "Tuto" Quiroga, además de Luis Fernando Camacho, líder del Comité Cívico de Santa Cruz. (Télam)