Las autoridades sanitarias de Chipre pusieron en aislamiento a cerca de 600 migrantes, tras registrarse 82 casos de coronavirus en el campo de refugiados de Pournara, ubicado a las afueras de Nicosia, informaron hoy fuentes locales.

En total, unas 582 personas -tanto aquellos que dieron positivo como quienes estuvieron en contacto con ellos- fueron trasladadas ayer en un convoy por la Guardia Nacional chipriota, según reportó el diario Cyprus Mail.

Las autoridades procedieron, asimismo, a realizar test a los migrantes que permanecieron en el campo de refugiados.

El campo de Pournara tiene capacidad para 1.200 personas, pero varias organizaciones humanitarias advirtieron que se encuentra superpoblado, lo que ha llevado a numerosos migrantes a pasar la noche en tiendas en los alrededores.

Según datos de la Unión Europea (UE), Chipre recibió la mayor tasa de solicitudes de asilo de todo el bloque comunitario a lo largo de 2020.

Ante los brotes de Covid-19 que azotan a Europa, el Gobierno chipriota ha sumandos nuevas restricciones y ha impuesto la realización de test semanales para todos los trabajadores, salvo para aquellos que tienen la pauta completa de vacunación, reportó la agencia de noticias Europa Press.

Click to enlarge
A fallback.

Desde el inicio de la pandemia, el país registró más de 147.000 casos y 623 muertes, según datos oficiales. (Télam)