China informó hoy dos muertes más por coronavirus, mientras autoridades continuaron con un alivio progresivo de las restricciones a los movimientos en varias ciudades en medio de malestar público por las medidas.

La Comisión Nacional de Salud dijo que se registró una muerte por Covid-19 en cada una de las provincias de Shandong y Sichuan, aunque no proporcionó información sobre las edades de las víctimas o sobre si estaban vacunadas.

China, donde el virus se detectó por primera vez a fines de 2019 en la ciudad central de Wuhan, es la última gran economía que intenta detener la transmisión por completo a través de cuarentenas, bloqueos y pruebas masivas.

Se cree que las preocupaciones sobre las tasas de vacunación ocupan un lugar destacado en la determinación del gobernante Partido Comunista de apegarse a su estrategia de línea dura.

Si bien nueve de cada 10 chinos han sido vacunados, solo el 66% de las personas mayores de 80 años han recibido una vacuna, mientras que el 40% han recibido un refuerzo, según dijo hoy la Comisión Nacional de Salud, que tiene su sede en Beijing.

La comisión agregó que el 86% de las personas mayores de 60 años están vacunadas, informó la agencia de noticias china Xinhua.

Dadas esas cifras y el hecho de que relativamente pocos chinos han desarrollado anticuerpos por estar expuestos al virus, algunos temen que millones de personas puedan morir si las restricciones se levantan por completo.

Sin embargo, una serie de inusuales protestas parece haber llevado a las autoridades a levantar algunas de las restricciones más enojosas, aunque el Gobierno insiste en que sigue vigente su estrategia de “cero-COVID”, por la que se aísla todos los infectados.

Beijing y algunas otras ciudades chinas han anunciado que los pasajeros pueden abordar colectivos y trenes subterráneos sin una prueba de virus por primera vez en meses.

La leve relajación de los requisitos de prueba se produce incluso cuando las infecciones diarias de virus alcanzan niveles casi récord.

La sureña ciudad de Shenzhen, sede de empresas de fabricación de tecnología, dijo ayer que los viajeros ya no necesitan mostrar un resultado negativo de la prueba Covid-19 para usar el transporte público o ingresar a farmacias, parques y atracciones turísticas.

Mientras tanto, la capital, Beijing, dijo el viernes pasado que los resultados negativos de las pruebas tampoco se requieren para el transporte público a partir de mañana, lunes.

Sin embargo, aún se requiere un resultado negativo obtenido en las últimas 48 horas para ingresar a lugares, como centros comerciales, que se han reabierto gradualmente.

Hoy, la Comisión Nacional de Salud anunció otros 35.775 casos de las últimas 24 horas, 31.607 de los cuales eran asintomáticos, lo que eleva su total a 336.165, con 5.235 muertes.

A nivel mundial, al menos 6,6 millones de personas han muerto y casi 650 millones se han infectado desde la detección del primer caso de coronavirus en Wuhan, en diciembre de 2019.

Las manifestaciones recientes, las más grandes y extendidas en décadas, estallaron el 25 de noviembre después de que un incendio en un edificio de apartamentos en la ciudad noroccidental de Urumqi mató al menos a 10 personas.

Eso desencadenó interrogantes sobre si los bomberos o las víctimas que intentaban escapar estaban bloqueados por puertas cerradas u otros controles antivirus.

Autoridades lo negaron, pero las muertes se convirtieron en un foco de frustración pública.

A eso siguieron varios días de protestas en ciudades como Shanghái y Beijing, donde los manifestantes exigieron una relajación de las restricciones y, en algunos casos, la renuncia del presidente chino, Xi Jinping.

El viernes pasado, el director de emergencias de la Organización Mundial de la Salud, Michael Ryan, dijo que la agencia de la ONU estaba "complacida" de ver que China aflojó algunas de sus restricciones de coronavirus.

"Es realmente importante que los gobiernos escuchen a su gente cuando la gente sufre", dijo. (Télam)