China celebró hoy que se haya llegado a un acuerdo en la conferencia del clima de la ONU, COP27, celebrada en Egipto, pero ante la ausencia de una ruta clara de financiamiento advirtió que aún queda un "largo camino para recorrer" en materia de cooperación global para luchar contra el calentamiento climático, al ratificar su posición sobre el financiamiento del denominado "fondo de pérdidas y daños".

Así lo señaló la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Mao Ning, para quien "la ausencia de una hoja de ruta clara" para la financiación de una ayuda para los países pobres en la lucha contra el cambio climático no contribuye a "construir una confianza mutua entre el Norte y el Sur".

La vocera recordó que "los países desarrollados todavía no han cumplido su compromiso de suministrar 100.000 millones de dólares" anuales para ayudar a las naciones más desfavorecidas a adaptarse al cambio climático, informó la agencia de noticias AFP.

Durante la cumbre, China -uno de los países más contaminantes del mundo junto a Estados Unidos-, rechazó la idea de que ya no debía seguir siendo considerado como un país en desarrollo, puesto que es la segunda economía planetaria.

Este punto estuvo en el centro de las negociaciones en la COP27 a la hora de establecer un fondo de pérdidas y daños para los países pobres más afectados por el cambio climático.

Los países pobres y en desarrollo han pedido este fondo desde hace tres décadas, ya que históricamente han contribuido apenas al calentamiento global, pero sufren más las consecuencias de unos efectos climáticos extremos.

El texto de ayer llama a "expandir las fuentes de financiación", lo que abre la puerta a grandes emergentes como China o Arabia Saudita.

Sin embargo, China se aferra al estatus de país en desarrollo que se le otorgó en 1992.

Beijing asegura que es partidario de establecer un mecanismo de pérdidas y daños, y que contribuye activamente a los países en desarrollo a abordar los problemas climáticos a través de la cooperación Sur-Sur.

Frente a la presión estadounidense y de otros países para que contribuya al mecanismo de pérdidas y daños, Beijing subraya que "la responsabilidad de pagar el mecanismo recae ante todo en los países ricos, los principales contribuyentes al calentamiento global histórico" por cuanto "China no será coaccionada ni presionada en cuestiones climáticas" asegura hoy una editorial del periódico Global Times.

La cumbre, que terminó ayer, aprobó la creación de este fondo para los Estados "particularmente vulnerables". Pero no consiguió avanzar en la reducción de emisiones contaminantes para mantener en pie el objetivo de limitar el calentamiento del planeta en +1,5 ºC, planteado en el Acuerdo de París de 2015.  (Télam)