China criticó hoy la caótica partida estadounidense de Afganistán y aseguró que la retirada de las tropas norteamericanas tras 20 años de conflicto significan abrir "una nueva página".

El gigante asiático criticó lo que califica como una retirada estadounidense precipitada y mal planificada, y destacó que está dispuesto a profundizar las relaciones "amistosas y cooperativas" con los talibanes tras su toma del poder. 

Estados Unidos terminó ayer su retirada militar de Afganistán, poniendo fin a la guerra más larga que esa potencia sostuvo en su historia.

"Afganistán pudo liberarse de la ocupación militar extranjera", destacó hoy el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Wang Wenbin, en su sesión de información habitual, citado por la agencia de noticias AFP. 

"El pueblo afgano marcó un nuevo comienzo para la paz y la reconstrucción nacional y Afganistán ha dado vuelta a una nueva página", agregó. 

La embajada china en Kabul continúa abierta, aunque Beijing había comenzado meses atrás a evacuar a sus ciudadanos de este país a causa del deterioro de la seguridad.

China aún no reconoce al Gobierno 'de facto' de los talibanes porque desconfía del grupo activista que brinda apoyo a los separatistas uigures, minoría musulmana, que busca infiltrarse a través de su sensible frontera en la provincia noroccidental de Xinjiang. 

"Esperamos que Afganistán logre formar un Gobierno abierto, inclusivo y muy representativo (...) y reprima decididamente a cualquier tipo de fuerza terrorista", subrayó Wang. 

Una delegación talibana de alto nivel se reunió el mes pasado en Tianjin con el ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, prometiendo que el territorio de Afganistán no será utilizado como base "terrorista".  (Télam)