El Ministerio de Salud de Chile anunció que el próximo 1 de octubre dejará de ser obligatorio el uso de barbijos, salvo en los recintos de salud, donde sí se mantiene el deber de usarlo, en el marco de la pandemia del coronavirus.

La autoridad sanitaria estableció, con todo, que su utilización es altamente recomendada en transporte público y eventos, lugares o instancias que impliquen aglomeraciones, pero no será obligatoria.

La ministra de Salud, Ximena Aguilera, justificó la decisión al señalar que las cifras de Covid-19 exhibidas en las últimas semanas han sido favorables, tras observar "una disminución de la positividad", al tiempo que se ha alcanzado una alta cobertura de vacunación.

También se anunció la eliminación del pase de movilidad y el incremento de aforos permitidos en distintos espacios a partir del próximo 1 de octubre.

Desde que comenzó el plan de vacunación, a finales de 2020, se han administrado 62,2 millones de dosis, entre las que se aplicaron primera dosis y otras tres de refuerzo para alcanzar el esquema completo.

El pase de movilidad se implementó a mediados de 2021 para que los ciudadanos puedan acreditar que están vacunados correctamente, pero con la nueva actualización quedará discontinuado.

Este carnet digital ya no será exigido a los ciudadanos para ingresar a distintos recintos, aunque no se descarta que pueda ser empleado en el futuro.

"Ha sido una herramienta que nos ha permitido impulsar la vacunación, pero vamos a tener la posibilidad de volver a exigirlo dependiendo de cómo evolucione la situación epidemiológica", explicó Aguilera.

En relación a los aforos, es decir, el límite de personas en espacios según sus dimensiones y condiciones (al aire libre o cerrados), se eliminará, y en cambio se promoverá la ventilación de dichos espacios.

Por otra parte, las autoridades sanitarias indicaron que mantendrán su estrategia de testeo a través de test PCR y pruebas de antígeno, además de la búsqueda activa de casos con operativos en distintos barrios del país.

En cuanto al aislamiento de casos positivos, el Gobierno señaló que se mantendrán las residencias sanitarias para quienes deban aislarse y no pueden, al tiempo que el periodo de aislamiento se reducirá de siete a cinco días.

Respecto al resguardo en las fronteras, las autoridades confirmaron que sigue en pie el testeo aleatorio a pasajeros en el aeropuerto de Santiago, aunque con una disminución de pasajeros a ser analizados.

Desde el 3 de marzo de 2020, Chile suma un total de 4.590.421 casos positivos de Covid-19 con más de 60.000 muertes ocasionadas por el virus. De acuerdo con el último reporte del Ministerio de Salud, 9.395 son pacientes en etapa activa. (Télam)