El Parlamento rumano aprobó hoy una moción de censura contra el Gobierno liberal y abrió la vía a un periodo de inestabilidad política en plena cuarta ola del coronavirus.

La moción fue adoptada por 281 votos, es decir mucho más que los 234 necesarios, informó la agencia de noticias AFP.

El primer ministro Florin Citu, un exbanquero de 49 años que llevaba en el cargo desde las elecciones de diciembre, se convirtió en los últimos meses en el enemigo de la derecha y de la izquierda.

Formando una inusual alianza, los diputados del USR (centro-derecha), que llegó a formar parte de la coalición del Gobierno; del Partido Socialdemócrata (PSD, oposición) y del partido de ultraderecha AUR votaron unánimemente para destituir al Ejecutivo.

Los liberales (PNL, en el poder) boicotearon la votación y denunciaron una acción "irresponsable" por parte de las tres formaciones.

"¿Qué van a ganar sumiendo al país en el caos?", lanzó el primer ministro al comienzo de la sesión parlamentaria.

Click to enlarge
A fallback.

Citu aseguró que el próximo Ejecutivo seguiría estando formado "en torno a los valores liberales" y abandonó el hemiciclo sin esperar al resultado de la votación

Su gobierno continuará ejerciendo de forma interina hasta que el presidente Klaus Iohannis, de centro-derecha, nombre a un nuevo primer ministro.

Pero para ello, necesitará contar con una mayoría, una tarea que se anuncia complicada.

Pese a que en las últimas semanas las relaciones de ambas formaciones se tensaron, el USR se declaró abierto a volver a formar una alianza con el partido de Citu, siempre y cuando este último no esté al frente del futuro gobierno.

Sin embargo, según varias voces de los liberales, el presidente tendría previsto renovarlo en el cargo, lo que podría desembocar -dado el rechazo de los diputados- en elecciones anticipadas.

"Florin Citu es nuestra elección a corto, medio y largo plazo", afirmó el domingo el eurodiputado Rares Bogdan, próximo al presidente Iohannis.

Según la Constitución, el jefe del Estado puede disolver el Parlamento si los diputados rechazan a dos candidatos al cargo de primer ministro en un periodo de 60 días.

El PSD, que lidera en los sondeos, es el único partido que desea que se convoquen elecciones legislativas, y ya avisó que no apoyará a ningún primer ministro procedente de los liberales.

Esta nueva crisis política coincide con un repunte de casos de Covid-19 en el país, y varios médicos afirmaron que en los hospitales se están viviendo "condiciones de guerra".

Hoy se registraron más de 15.000 nuevos casos y 252 decesos en 24 horas, unas cifras récord desde el inicio de la pandemia, que causó hasta la fecha casi 38.000 fallecidos en el país.

En tanto, solo un tercio de los 19 millones de rumanos cuentan con la pauta de vacunación completa.

Pero los ciudadanos de este país, uno de los más empobrecidos de la Unión Europea, están sobre todo preocupados por la situación económica y por la suba de las tarifas del gas y de la electricidad. (Télam)