Los candidatos a la Presidencia de Perú, el sindicalista de izquierda Pedro Castillo y la exlegisladora populista de derecha Keiko Fujimori, subrayaron hoy sus principales promesas de campaña con vista al balotaje del domingo próximo, tras haber protagonizado anoche el último debate que, según analistas, no aportó novedades.

Castillo reiteró su aliento a una reforma de la Constitución destinada a “recuperar la patria” y prometió “respetar el medio ambiente y la propiedad privada”, al hablar esta mañana en la plaza principal de Arequipa, la ciudad sureña donde anoche se realizó el debate.

En tanto, Fujimori sostuvo que el domingo los peruanos no van a optar por una persona sino por “un sistema” y admitió que en ocasiones ella y su partido no estuvieron “a la altura de las circunstancias”, por lo que pidió perdón y una nueva oportunidad.

“Soy muy consciente de que existen muchas reservas sobre el apoyo de mi candidatura, por una serie de hechos y antecedentes que generan dudas en una parte importante de la población”, dijo durante una ceremonia en la que firmó un “juramento por la democracia”, también en Arequipa.

“Reconozco que mi partido y yo no estuvimos a la altura de las circunstancias; es por esto que pido perdón a todos aquellos que se hayan sentido defraudados por nosotros y les pido a todos los peruanos una oportunidad para poder reivindicarme y reparar los errores cometidos”, agregó, según la agencia de noticias Andina.

Castillo y Fujimori protagonizaron anoche el último debate previo a las elecciones, que, según varios analistas, no aportó novedades significativas.

La politóloga Katherine Zegarra opinó que “un punto importante era que alguno de los candidatos tuviera momentos de brillantez para utilizarlos en lo que queda de la campaña”, pero “no se han logrado”, por lo que el debate “ha dejado mucho que desear”.

“Fujimori ha tenido muchísimas propuestas, pero ha llegado a tal nivel que al final no queda en la memoria de la ciudadanía alguna en particular y Castillo se ha presentado muy gaseoso y no presentó ningún tipo de propuestas hasta el final”, agregó, según el diario local El Comercio.

La también politóloga María Paula Távara afirmó que a Castillo “le faltó aterrizar, es de lo que adoleció su equipo técnico el domingo pasado (en el debate anterior) y el discurso de ayer en general” y a Fujimori “claramente lo que le faltó fue el cómo, porque hay tantas propuestas, que no necesariamente crees que se vayan a cumplir”.

A su vez, el especialista en opinión pública Fernando Huamán consideró que “al nivel de los que ya han tomado alguna decisión, este debate no va a generar ningún cambio” y “en el balance general, mantiene el statu quo actual de la elección”.

El periodista y politólogo Enrique Patriau señaló que “ni Fujimori ni Castillo se sacaron ventajas”, en un artículo publicado en el diario La República en el que señaló que la primera “propuso un agresivo plan de gasto público pero nunca dijo de qué forma lo financiaría” y el segundo “trató de tener un discurso más empático con la gente aunque en varios pasajes careció de concreción en sus planteamientos”.

El historiador Daniel Parodi afirmó que “ningún candidato habló de lo que significa la construcción de una república, entendida como un espacio democrático, de igualdad para los ciudadanos”.

La sanitarista Magaly Blas opinó que Castillo y Fujimori “reconocieron la necesidad de masificar la vacunación (contra el coronavirus), mejorar la atención primaria y modernizar las postas, pero la gran ausencia del debate fue cómo atenderán el cambio estructural necesario en el país”.

El exviceministro de Empleo Fernando Cuadros indicó que Fujimori hizo “propuestas populistas, como entregarle dinero a la gente, que no soluciona a largo plazo los problemas estructurales”, y Castillo propuso “una política tributaria más eficiente” pero le faltó hablar de “medidas que permitan incrementar la formalización” de la economía.

En materia de educación, el exministro Daniel Alfaro evaluó que los candidatos “dijeron qué quieren hacer y no cómo lo van a hacer”, y subrayó que la enseñanza técnica fue, “otra vez, la gran ausente”.

Con respecto a la lucha contra la corrupción, el director ejecutivo adjunto de la ONG Proética -capítulo peruano de Transparencia Internacional-, Samuel Rotta, dijo que hubo “pocas propuestas concretas” y más “menciones a cosas que ya existen”, y remarcó que los postulantes “no han respondido a las preguntas ciudadanas ni a las de los moderadores que pidieron detalles sobre el mecanismo de integridad pública”.

Asimismo, la secretaria ejecutiva adjunta de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, Ana María Vidal, sostuvo que “no se dijo nada” pese a que Perú tiene “una historia reciente de violaciones de derechos humanos”, y agregó que “hubo también vacíos en temas importantes como los defensores ambientales, los derechos de los pueblos indígenas y la población LGTBI”.

Castillo y Fujimori debatieron anoche durante tres horas acerca de seis temas: Perú del Bicentenario; salud y manejo de la pandemia; economía y promoción del empleo; educación, ciencia e innovación; lucha contra la corrupción e integridad pública, y derechos humanos, políticas sociales y atención a poblaciones vulnerables.

El sindicalista mantiene una leve ventaja en las encuestas de intención de voto o simulacros electorales que las cuatro principales firmas de opinión pública publicaron este fin de semana, antes de que comenzara a regir la veda para la difusión de esa clase de trabajos.

Sin embargo, en todos ellos se registra un empate técnico, que se produce cuando la diferencia entre los candidatos es inferior al margen de error de la investigación.

Castillo ganaba 45,1% a 43,1% según Ipsos, 41% a 40,2% según CPI, 42,6% a 41,7% según Datum y 40,3% a 38,3% según el Instituto de Estudios Peruanos (IEP).

En los tres primeros casos se trata de simulacros de votación y en el último, de un sondeo de intención de voto. (Télam)