A cinco días del balotaje presidencial y con apenas cientos de actas por ser contadas, el docente y sindicalista de izquierda Pedro Castillo seguía hoy primero en el escrutinio y, aunque agradeció los saludos de líderes latinoamericanos, pidió a sus seguidores "mantenerse alerta" hasta que los entes electorales anuncien el resultado final.

Con el 100% de las actas computadas pero con el 99,587 % computadas porque aún hay cientos impugnadas u observadas, Castillo obtenía 8.819.183 votos (50,170%), a una corta pero estable ventaja sobre los 8.759.331 votos (49.830%) que sumaba su rival, la exlegisladora de derecha Keiko Fujimori, según la página web de la Oficina Nacional de Procesos Electorales de Perú (ONPE).

Los entes electorales deben definir las observaciones y las impugnaciones hechas por ambos partidos, pero especialmente las cerca de 800 presentadas por el fujimorismo, la mayoría en las zonas rurales, donde Castillo arrasó.

Ante la tendencia favorable al candidato de izquierda, varios líderes de la región, entre ellos los presidentes de Argentina y Bolivia, Alberto Fernández y Luis Arce, respectivamente, felicitaron a Castillo ayer y hoy el líder sindical les devolvió el gesto.

"Quiero extender el saludo que hemos recibido el día de organizaciones vivas de otros países, de los maestros de otros países de América Latina, del presidente de Bolivia, del presidente Fernández de Argentina, del presidente de Nicaragua", dijo Castillo desde el balcón de la sede partidaria en Lima ante unos 1.500 seguidores.

Las impugnaciones de menos de un millar de actas -un número inusualmente alto para Perú- ya comenzaron a ser analizadas y el plazo para presentar nuevas ya venció. Sin embargo, en medio de un clima poselectoral cada vez más tenso, el solo rumor de que el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) podría ampliar el plazo para permitir más impugnaciones encendió las alarmas entre Castillo y sus seguidores.

"De ser cierto que el JNE pretendería ampliar el plazo para presentar nulidades de actas, estaría violentando el orden electoral. Invoco al presidente del JNE a pronunciarse brindando seguridad jurídica al proceso. Finalmente, llamamos al pueblo peruano a mantenerse alerta", tuiteó Castillo en un intento por frenar los rumores, un elemento que por estos días inunda la escena política peruana.

Su partido, Perú Libre (PL), se hizo rápidamente eco y llamó a movilizarse.

"Luego que el conteo es adverso a Keiko Fujimori, el Jurado Nacional de Elecciones cambia las reglas de juego a última hora, ampliando el plazo para presentar nulidades e impugnaciones. Los Cuellos Blancos en acción. El pueblo debe levantarse", tuiteó la fuerza.

Poco antes de esta nuevo pico de tensión, que por el momento no se replicó en movimientos importantes en las calles, el jefe de la misión de observación de la Organización de Estados Americanos (OEA), Rubén Ramírez, se había reunido con Castillo, Fujimori y las autoridades electorales del país, en encuentros separados.

Según contó en una conferencia de prensa posterior, Ramírez le trasladó a Castillo "la importancia de este proceso electoral, que haya paciencia y serenidad en aguardar los resultados que emitan las autoridades electorales".

Y agregó que Castillo le dijo estar "dispuesto a esperar los resultados con calma", según transmitió la emisora local RPP y reprodujo la agencia de noticias Europa Press.

Pero el lento escrutinio y las inédita cantidad de impugnaciones del fujimorismo no es lo único que escaló la tensión en Perú en las últimas horas.

Ayer, un fiscal anticorrupción pidió a la Justicia que dicte nuevamente la prisión preventiva para Keiko Fujimori por violar las condiciones de su libertad, ya que estuvo en contacto con uno de los testigos del caso, como se vio en la primera conferencia de prensa luego de las elecciones en la que lo presentó como su representante legal y denunció "indicios de fraude" sin mostrar evidencias.

Hoy, Giulina Loza, la abogada de la candidata en la causa que se investigan presuntos sobornos de la constructora brasileña Odebrecht y por la que estuvo 16 meses en una cárcel, rechazó el pedido el Fiscalía.

"La Corte Suprema ha establecido, en previas sentencias casatorias, que para revocar una comparecencia e imponer una prisión preventiva se requiere que la persona investigada haya incumplido las reglas de conducta. Pese a las advertencias o exhortaciones del juez, Keiko no ha recibido ninguna llamada de atención porque no ha faltado a las normas de conducta", aseguró en diálogo con la radio local Exitosa, según reprodujo la agencia de noticias Sputnik.

Pero el pedido del fiscal llegó a sacudir el tablero político en Perú y anoche Castillo no dejó pasar la oportunidad de profundizar en su discurso anticorrupción: "Jamás aprovecharé de un espacio democrático para limpiar mis deudas, para limpiar mis delitos".

Desde la jornada electoral del domingo, el maestro de escuela rural de Cajamarca devenido en candidato ha hablado casi todas las noches desde el balcón de la sede de su partido Perú Libre, lo que la prensa limeña ya denomina el "balconazo".

(Télam)