Organizaciones narcotraficantes mexicanas están intentando asentarse en Chile mediante la instalación de laboratorios para la producción de sustancias ilícitas, advirtieron hoy autoridades del Ministerio Público chileno.

El fiscal nacional, Jorge Abbott, afirmó que "Chile dejó de ser un país de tránsito de droga; de hecho, carteles de México ampliamente conocidos intentan asentarse en Chile".

"Hoy tenemos que admitir que hemos iniciado la senda de aquellos territorios que albergan producciones locales de sustancias ilícitas y la instalación de carteles dentro de sus fronteras", subrayó el funcionario al presentar el último informe del Observatorio del Narcotráfico en Chile.

"A esto debemos ponerle freno ahora, no podemos permitir que siga profundizándose, ni que estas agrupaciones echen raíces en nuestro país", exhortó Abbott, según las agencias de noticias AFP y Sputnik.

El Ministerio Público, en coordinación con sus pares de Colombia, Ecuador y Perú, venían monitoreando y combatiendo la actividad en Chile de carteles colombianos, pero "en el último año se ha sumado la presencia de carteles mexicanos", detalló el director de la Unidad Especializada en Tráfico Ilícito de Estupefacientes de la Fiscalía, Luis Toledo.

Precisó que se trata específicamente de "brazos operativos de carteles mexicanos, principalmente el cartel de Sinaloa y el cartel de Jalisco Nueva Generación", que "han puesto interés en los puertos chilenos".

Toledo explicó que esos carteles mexicanos tienen también "la intención de ofrecer drogas en Chile, particularmente clorhidrato de cocaína y una sustancia que es un derivado de la marihuana", para lo que estaban montando un laboratorio en Iquique, a unos 1.800 kilómetros al norte de Santiago.

Asimismo, las autoridades dijeron que detectaron un intento del cartel de Sinaloa de enviar desde Chile de 665 kilos de cocaína al puerto de Rotterdam, en los Países Bajos, así como otro del cartel de Jalisco Nueva Generación, de introducir 3,5 toneladas de marihuana a través del puerto San Antonio, a 100 kilómetros al oeste de la capital. (Télam)