El gobierno de Venezuela informó hoy del secuestro de ocho militares por parte de grupos armados colombianos durante los enfrentamientos en el estado fronterizo de Apure, cuatro días luego que estos reivindicaran esa captura, y exigió su inmediata liberación.

"En las acciones de combate fueron capturados ocho profesionales de quienes el 9 de mayo recibimos una fe de vida; denunciamos ante la comunidad internacional, ante los organismos unilaterales, las organizaciones de defensa de los derechos humanos el infame secuestro de estos soldados y exigimos a sus captores la preservación de sus vidas e integridad física", reclamó el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, en un comunicado que leyó por la televisión estatal.

En rigor, lo que hizo el Gobierno venezolano hoy fue confirmar lo que el 10 de mayo había denunciado la ONG Fundaredes, aunque en ese momento la organización habló de seis militares, y lo que los mismos guerrilleros revelaron un día después.

El 11, en una carta que enviaron a la Cruz Roja, un frente de disidentes de la exFARC anunció la captura de los militares venezolanos.

En la misiva, que también fue publicada en internet por Fundaredes, la célula de la guerrilla colombiana conocida como Frente Martín Villa informaba a la Cruz Roja que capturó a los militares venezolanos el 23 de abril durante una batalla en el estado Apure de Venezuela.

Padrino reseñó que desde el 21 de marzo último se ejecuta la operación Escudo Bolivariano 2021 en el estado Apure contra grupos irregulares colombianos y advirtió que se trata de "organizaciones terroristas dedicadas al secuestro y la extorsión", que le declararon la guerra al Estado venezolano.

Padrino aseguró que se establecieron los contactos en busca de la liberación de los militares y la Cancillería intenta coordinar con la Cruz Roja para que sirva de enlace en la entrega de los capturados.

"Algunos países han expresado su profunda preocupación debido a la inestabilidad regional que puede generar la violencia armada desplegada por estas bandas delictivas en la frontera colombo-venezolana", acotó, según la agencia de noticias Sputnik.

El ministro afirmó que el Gobierno de Nicolás Maduro no escatimará “ningún esfuerzo y agotará todas las vías posibles para recuperarlos sanos y salvos", y cuestionó a las autoridades de Colombia por su "inacción y aquiescencia".

La ONG Fundaredes había denunciado el secuestro a través de su director, Javier Tarazona: "La intención de los terroristas del frente décimo FARC es usarlos como piezas de negociación", indicó Tarazona, que exigió al Gobierno venezolano que “se pronuncie sobre esta situación y que informe a las familias de los militares. No más opacidad".

Los combates en la frontera generaron una escala de tensiones entre Caracas y Bogotá, marcada por el cruce de acusaciones entre autoridades. (Télam)