Dos palestinos sospechosos de haber cometido un ataque con hacha en la ciudad de Elad, en el centro de Israel, que dejó tres israelíes muertos, fueron detenidos hoy después de una persecución de más de dos días, informaron autoridades.

Los dos sospechosos, de 19 y 20 años, fueron apresados cerca de Elad, una ciudad ultraortodoxa próxima a Tel Aviv, dijeron la Policía, el Ejército y los servicios de inteligencia interior de Israel, el Shin Bet, en un comunicado conjunto.

El atentado ocurrió el jueves pasado, durante las celebraciones del 74 aniversario de la creación del Estado de Israel, cuando dos palestinos saltaron sobre un auto, atacaron a sus ocupantes con un hacha y huyeron en el mismo vehículo.

"Dijimos que atraparíamos a los terroristas, y así lo hicimos", manifestó el primer ministro, Naftali Bennett, antes de su reunión semanal de gabinete, informó la agencia de noticias AFP.

Israel había prolongado hasta hoy un cierre de Cisjordania y la Franja de Gaza decretado con motivo del aniversario de la semana pasada para impedir la huida de los sospechosos del ataque de Israel a esos territorios palestinos.

Este es el sexto ataque en el que se atenta contra israelíes desde el 22 de marzo, y eleva a 18 los muertos en los ataques antiisraelíes, algunos cometidos por palestinos con ciudadanía israelí y otros por palestinos.

Como respuesta, el Ejército israelí realizó varias operaciones en Cisjordania ocupada, y desde marzo murieron al menos 27 palestinos, incluidos autores de ataques.

El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, elogió la operación conjunta de las fuerzas de seguridad que permitió la detención de los dos sospechosos del ataque de la semana pasada, que incluyó helicópteros, drones y un gran despliegue de efectivos.

Desde mediados de abril, fuerzas israelíes y manifestantes palestinos se enfrentan de manera recurrente en un sitio de Jerusalén sagrado para musulmanes y judíos, con un resultado de casi 300 heridos.

Los enfrentamientos se relacionan con el rechazo palestino a que judíos visiten la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar más sagrado para el islam y el más sagrado para los judíos, que lo llaman Monte del Templo.

Las visitas, y con ellas, los disturbios, se reanudaron el jueves pasado con motivo del aniversario de la creación del Estado de Israel.

Para los palestinos, el aniversario de la declaración de independencia de Israel en 1948 rememora la "Nakba", o "catástrofe", cuando más de 700.000 palestinos huyeron o fueron expulsados durante la guerra en torno a la creación del Estado de Israel. (Télam)