El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, denunció hoy que la Unión Europea (UE) y otras organizaciones internacionales dejaron en evidencia su "subordinación" a Estados Unidos respecto a las posturas contra su país.

"Leyendo las posiciones asumidas por algunos Gobiernos y organizaciones internacionales sobre la situación en Venezuela, llama poderosamente la atención la subordinación que anuncian ante la posición que asuma el nuevo Gobierno de Estados Unidos", escribió Arreaza en su cuenta de Twitter.

La reacción del canciller se produjo luego de que el Alto Representante de la UE para Política Exterior, Joseph Borrell, haya señalado ayer que no ve señales de que se pueda abrir pronto una negociación entre el Gobierno del presidente Nicolás Maduro y la oposición.

Borrell apuntó que están a la espera de la posición de la nueva administración estadounidense y convocó para el 2 de febrero una reunión del Grupo Internacional de Contacto para Venezuela.

A juicio de Arreaza, esta postura evidencia "una suerte de colonialismo genético".

De hecho, la cita convocada por Borrell sucede pocas horas después de que el jefe de la diplomacia europea se entrevistara por primera vez con el nuevo secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

Se trata de la primera cita desde que se constituyó la nueva Asamblea Nacional, controlado por el chavismo y que la UE no reconoce

El líder opositor Juan Guaidó, cuyo estatus como presidente encargado es reconocido por algunos países como Estados Unidos y Reino Unido, pero no por el bloque comunitario que alega dificultades jurídicas, ratificó la continuidad del anterior parlamento al que señala como legítimo representante del país.

"El grupo discutirá los últimos acontecimientos en Venezuela así como la situación humanitaria. También debatirá sobre posibles nuevos pasos, incluyendo la interlocución con otros actores internacionales", dijo la portavoz de Exteriores de la UE Nabila Massrali, citada por la agencia Europa Press.

El Alto Representante de la UE habló del Grupo Internacional de Contacto como "una bala que no hay que gastar" y, en términos generales, descartó la apertura de negociaciones en el corto plazo en Venezuela, sumido en una grave crisis política y económica.

Borrell pidió paciencia ante la situación en Venezuela y aseguró que la iniciativa europea esperaría a conocer la posición de todos los actores, incluyendo Washington.

Maduro, ha dicho que está dispuesto a conversar con el Gobierno de Estados Unidos, luego de la gestión de Donald Trump (2017-2021), que estuvo marcada por la fractura de todo tipo de relación diplomática entre ambos países y el incremento de sanciones, que golpearon duramente el aparato productivo de la nación caribeña. (Télam)