El canciller de México, Marcelo Ebrard, insistió hoy en que su país está “muy preocupado” por la situación en Nicaragua, donde hay una quincena de dirigentes opositores detenidos, y afirmó que tendrá un encuentro con el embajador de su país en Managua para escuchar un informe de primera mano.

"Necesito oír directamente de nuestro embajador información”, explicó Ebrard en una conferencia de prensa que ofreció en París.

El diplomático adelantó que buscará analizar con Argentina otros pasos conjuntos, después de que ambos países llamaran en consulta a sus respectivos embajadores en Managua, pero no se sumaran a un repudio que votó la OEA una semana antes.

Argentina y México "estamos muy preocupados por lo que está ocurriendo" y adelantó que la semana que viene podría haber novedades, afirmó Ebrard, según publicó el sitio del diario La Prensa de Managua.

"México es un país que respeta el principio de no intervención”, pero al que "preocupa lo ha ocurrido” en Nicaragua, explicó el secretario de Relaciones Exteriores mexicano.

Las autoridades judiciales nicaragüenses detuvieron a 19 dirigentes por "incitar a la injerencia extranjera" y "aplaudir sanciones" contra el Gobierno, entre ellos cinco aspirantes a la Presidencia, políticos, un banquero y hasta excamaradas de armas del presidente Daniel Ortega del guerrillero Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

El jueves 24, Ortega afirmó que los arrestados no son "candidatos" ni "políticos", sino "criminales" que atentaron "contra la seguridad del país", y los señaló como “agentes del imperio yanqui”. (Télam)