El canciller de México, Marcelo Ebrard, denunció hoy una "manifiesta negligencia" de los fabricantes de armas de Estados Unidos, a los que su país enfrenta ante la justicia estadounidense, tras la matanza de 19 niños y dos maestras en una escuela primaria del sureño estado de Texas.

"Hay una manifiesta negligencia de parte de esta industria y pues no vamos a quitar el dedo del renglón, vamos a seguir adelante", dijo Ebrard en referencia a la demanda judicial presentada por México, en la que acusa a ocho productores de armas norteamericanos de un comercio descuidado que facilita su tráfico ilegal hacia los cárteles mexicanos del narcotráfico.

El tiroteo en la escuela primaria de la pequeña localidad de Uvalde, situada apenas a una hora de la frontera con México, fue perpetrada por un adolescente de 18 años que compró un fusil legalmente.

"Que a un joven se le venda un arma de asalto a los 18 años, a lo que conduce es a este tipo de tragedia, es una tragedia inmensa", agregó Ebrard, quien dijo estar "profundamente entristecido" por el ataque.

El canciller mexicano subrayó que el alegato mexicano, presentado en agosto del año pasado ante una corte federal de la ciudad de Boston, habla "esencialmente" en la negligencia de las empresas productoras de armas, reportó la agencia de noticias AFP.

"Por ejemplo, la empresa que produce esta arma, el (fusil de asalto) AR15, hace propaganda de sus armas con gente muy joven como puedes observar en su página de Internet", explicó Ebrard durante una conferencia de prensa.

El rifle AR-15 -fabricado por Colt, una de las compañías incluidas en la demanda mexicana, está concebido para provocar el mayor número posible de víctimas en un tiempo récord, según datos de la industria. (Télam)