Bolivia advirtió hoy sobre una inminente falta global de vacunas contra el coronavirus en los próximos “tres o cuatro meses”, una situación que afectará fundamentalmente a “los países no productores”.

"Prevemos que la crisis, la escasez de vacunas que viviríamos, que estamos empezando a vivir, va a ser básicamente los próximos tres o tal vez cuatro meses", afirmó el ministro de Relaciones Exteriores, Rogelio Mayta.

La queja de Mayta está relacionada con que Bolivia, como todos los países no productores de inmunizadores, sufre el retraso en las entregas de vacunas que ya compró, sobre todo en Rusia e India.

Para el canciller, "la escasez de vacunas en el mundo es una situación que va a ser cada día más visible, pero en términos globales, y eso va a afectar fundamentalmente a los países no productores".

Con 11,5 millones de habitantes, el país ya cerró acuerdos por más de 15,9 millones de dosis de vacunas contra la Covid-19: 5,2 millones de la rusa Sputnik V, cerca de 10 millones de la británica AstraZeneca y unas 700.000 de la china Sinopharm. Solo llegaron, sin embargo, unas 973.000 entre las tres, según el informe oficial.

Mayta y el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, señalaron que India, que fabrica las vacunas comprometidas de AstraZeneca, puso restricciones a sus exportaciones y que Rusia informó de retrasos en las entregas, según consignó la agencia de noticias AFP.

Blanco lamentó que hacia fines de marzo o principios de abril tendrían que haber llegado a Bolivia "1,7 millones de vacunas de la rusa Sputnik", aunque remarcó que La Paz espera para las próximas semanas el arribo de un lote importante, sin revelar desde donde.

El funcionario contó también que Bolivia inició gestiones para lograr nuevos proveedores, entre ellos Cuba, cuando tenga lista la vacuna en la que trabaja hace meses.

Así y todo, Mayta ratificó que Bolivia espera cumplir con su programación de inocular a todos los mayores de 18 años de manera gratuita y voluntaria de acá a septiembre.

La inmunización comenzó en enero con médicos, personas con patologías de riesgo y mayores de 80 años y se prevé avanzar de manera gradual hasta llegar a los de menor de edad.

El país acumula más de 12.600 muertos en unos 286.110 contagios, con 235.000 recuperados, mientras los servicios departamentales de salud alertaron contra el riesgo de una nueva ola de infectados. (Télam)