El equipo de campaña del candidato progresista a la Presidencia de Colombia, Gustavo Petro, radicó hoy ante la Fiscalía una denuncia por "violación a la intimidad, reserva e interceptación de comunicaciones", tras la filtración en medios de una serie de "conversaciones privadas" sobre sus estrategias para debilitar a rivales políticos de la primera vuelta.

La denuncia formal fue hecha por el vocero del Pacto Histórico, Alfonso Prada, quien argumentó que la divulgación de estas reuniones privadas vulnera la seguridad tanto de la campaña como la integridad de Petro y su equipo, según un comunicado difundido por la coalición de centroizquierda.

“La campaña presidencial es víctima de un hecho gravísimo de chuzadas (escuchas) e infiltraciones ilegales donde nos espiaron, grabaron y filtraron las conversaciones privadas de manera ilegal, hechos que fueron publicados a nivel nacional el día 9 de junio del año 2022 en la Revista Semana en sus plataformas digitales y luego replicado en otros medios de comunicación”, expresa la denuncia radicada por Prada, antiguo jefe de gabinete del expresidente Juan Manuel Santos.

En las grabaciones, hechas hace varios meses y difundidas ayer por medios colombianos, se puede escuchar a Roy Barreras, coordinador legislativo de la campaña de Petro, hablando sobre la mejor manera de afectar a Federico Gutiérrez, Sergio Fajardo y Alejandro Gaviria, excandidatos en la primera vuelta.

"Pensemos tácticamente si que hay que dividir o no el centro, si eso sirve de algo, recibir al abandonado Fajardo y traerlo o más bien darnos de frente contra Alejandro Gaviria, decidan qué hacer", dice en la grabación Barreras, quien tras su difusión se defendió al afirmar que se trataba de una "charla estratégica" sin insultos o agravios contra los candidatos.

Prada, por su parte, insistió hoy en que esta filtración pretende "materializar una guerra sucia" contra la candidatura del Pacto Histórico a diez días del balotaje frente al autoproclamado "antisistema" Rodolfo Hernández y cuando Petro empieza a subir en los sondeos, que de momento pronostican un empate técnico.

“(Hubo) tergiversación, edición y descontextualización del contenido de los videos por su manipulación (...) y son utilizados malintencionadamente para desinformar, crear un ambiente adverso y afectar el buen nombre del equipo de la campaña presidencial, vulnerando nuestros derechos políticos y de los creyentes en nuestra apuesta política”, sentenció.

A pesar de las acusaciones, la denuncia no va contra una o varias personas particulares o algún medio de comunicación, sino "contra persona indeterminada", por lo que si la Fiscalía la acepta deberá investigar quién está detrás de la filtración y publicación de los videos.

Tras la filtración, Hernández aprovechó la situación para dar impulso a su campaña: "Se hicieron públicos unos videos donde Petro y los politiqueros que lo rodean demuestran que son una banda criminal (...) que están dispuestos a hacer cualquier cosa para llegar al poder", expresó ayer en Twitter. (Télam)