La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, enfrentó hoy la primera jornada, presencial y virtual, del proceso de revocatoria de su mandato que impulsan algunos sectores ante el Consejo Nacional Electoral, aunque con escasas chances de que la iniciativa prospere.

Para hacer efectiva la revocatoria, los comités que buscan la salida de López del cargo tienen seis meses para juntar las firmas necesarias, equivalentes a 30% de los votos con los que la alcaldesa fue elegida.

Como López ganó con algo más de 1,1 millones de votos, los promotores de la revocatoria deberán recoger más de 332.000 firmas, algo que parece poco probable porque ninguna de las fuerzas importantes de la ciudad respalda la iniciativa.

Al año y 24 días de su asunción, López hoy solo tuvo un encuentro formal con quienes buscan desplazarla y respondió unas pocas preguntas, según se vio en la red Twitter.

López, llegada al gobierno de la ciudad -se lo considera el segundo cargo nacional- como candidata de la Alianza Verde, defendió la gestión de su administración de la pandemia de coronavirus y destacó el “sacrificio enorme del personal de salud” capitalino, según los diarios El Espectador y El Tiempo.

Bogotá ya atravesó antes otros dos procesos de revocatoria, uno contra Gustavo Petro y otro contra Enrique Peñalosa. (Télam)