El gobierno de facto de Burkina Faso pidió a Francia que retire sus tropas del país en un plazo “breve”, informaron fuentes oficiales y la prensa del país africano, y el presidente francés, Emmanuel Macron, dijo hoy que esperaba precisiones al respecto para tomar una decisión.

Las autoridades burkinesas que tomaron el gobierno el 30 de septiembre pasado, tras un golpe de estado, reclamaron “la salida de los soldados franceses en un breve plazo”, dijo una fuente gubernamental citada, sin identificar, por la agencia de noticias AFP.

La fuente confirmó de ese modo la noticia adelantada por la Agencia de Información Burkinesa (AIB, estatal), que afirmó que “el gobierno burkinés denunció el miércoles pasado el acuerdo que rige desde 2018 la presencia de las fuerzas armadas en su territorio”.

“No se trata de una ruptura de relaciones con Francia; la notificación solo se refiere a los acuerdos de cooperación militar”, explicó la fuente.

Macron dijo hoy en conferencia de prensa que había “una gran confusión” sobre el tema, por lo que esperaba para tomar una decisión que el presidente burkinés, Ibrahim Traoré, “puede expresarse” al respecto.

“Pienso que hay que conservar mucha prudencia; esperamos clarificaciones de Traoré”, respondió Macron ante una consulta.

Burkina Faso fue una colonia francesa y se independizó en 1960, cuando aún se llamaba República del Alto Volta. Adquirió su nombre actual en 1984.

Francia tiene unos 400 soldados en Burkina Faso, ubicada en una zona de África con fuerte presencia de organizaciones yihadistas violentas.

La presencia militar francesa es objeto de críticas en medio de tensiones crecientes entre ambos países.

De hecho, varios centenares de personas se manifestaron el viernes en Uagadugú, la capital burkinesa, contra la presencia militar francesa y pidieron la expulsión del embajador de Francia, en la tercera protesta similar en los últimos meses.

Tres días antes de esa protesta, Traoré dijo ante estudiantes que la “lucha por la soberanía” estaba “comprometida”.

“En las próximas horas verán una cierta cantidad de información tendiente a revisar nuestras relaciones con determinados Estados”, advirtió entonces.

El gobierno francés preferiría llevar esas tropas al sur de Níger, vecino de Burkina Faso, donde ya tiene apostados cerca de 2.000 soldados, según fuentes del Elíseo citadas por AFP.

Macron envió la semana pasada a Uagadugú a su secretaria de Desarrollo, Francofonía y Asociaciones Internacionales, Chrysoula Zacharopoulou, quien se reunió con Traoré.

“Francia no impone nada, está disponible para inventar un futuro juntos” y no quiere “influir en ninguna elección o decisión”, porque “nadie puede dictar sus elecciones a Burkina Faso”, dijo entonces la funcionaria.

Francia anunció el año pasado el retiro de sus tropas de Mali, vecino de Burkina Faso y también bajo un gobierno militar de facto.

Diversas fuentes reportaron que la junta militar de Mali comenzó a fines de 2021 a incorporar al grupo paramilitar ruso Wagner, denunciado por varios países, y sospechan que Rusia tiene interés en sumarlo a Burkina Faso. (Télam)