El Gobierno de Burkina Faso confirmó hoy que pidió la retirada en los próximos 30 días de las tropas de Francia desplegadas en 2018 en el país africano bajo asedio yihadista, siguiendo los pasos del vecino Mali, que el año pasado ordenó la retirada de los militares franceses y abrió la puerta a Rusia como nuevo aliado en la lucha contra el islamismo radical.

"Lo que denunciamos es el acuerdo que permite a las fuerzas francesas estar presentes en Burkina Faso. No se trata del final de las relaciones diplomáticas entre Burkina Faso y Francia", dijo el portavoz del gobierno de Burkina Faso, Jean-Emmanuel Ouédraogo, en una entrevista para la Radio Televisión de Burkina Faso (RTB).

"Las fuerzas francesas están presentes en la capital Uagadugú bajo demanda de Burkina Faso y de sus autoridades. Esta petición (de que abandonen el país) forma parte del orden normal de las cosas y está prevista en el acuerdo militar", añadió, informó la agencia de noticias francesa AFP.

Francia tiene una presencia militar en la región más amplia del Sahel, la vasta área al sur del desierto del Sahara donde alguna vez fue una potencia colonial y aún mantiene fuertes lazos económicos.

Dos golpes militares derrocaran a los presidentes elegidos democráticamente en los últimos dos años en Mali y Burkina Faso, países que fueron colonias francesas.

Em Burkina Faso solo tiene desplegados unos 400 soldados.

El pedido de salida de sus tropas se produce en medio de una creciente hostilidad hacia la presencia armada francesa, al igual que en Mali, de donde Francia retiró todas sus fuerzas en 2022, nueve años después de haber expulsado a extremistas islámicos del norte de la nación.

La presencia militar francesa en Burkina Faso recibe, sin embargo, cada vez más críticas en un país dirigido por el presidente interino, Ibrahim Traoré, que llegó al poder tras un golpe de Estado el 30 de septiembre y cuyo gobierno también expresó su voluntad de estrechar sus vínculos con Rusia para enfrentarse a los grupos fundamentalistas islámicos.

En una nota de la Cancillería burkinés, dirigido al Gobierno francés y con fecha del miércoles pasado, el Ejecutivo del país africano "denuncia y quiere poner punto final en su conjunto al acuerdo" del 17 de diciembre de 2018 "sobre las fuerzas armadas francesas presentes" en el país del Sahel, según un documento que pudo consultar AFP.

"Hemos recibido la nota verbal [del presidente burkinés] transmitida a nuestra embajada", indicó hoy a AFP la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Anne-Claire Legendre, en una declaración por escrito.

"Como dijo el presidente de la República [Emmanuel Macron] ayer, esperamos que el presidente de la transición burkinés [Ibrahim Traoré] aclare el alcance de esta nota", agregó.

Francia desea que la petición de retirada de sus tropas sea confirmada por el propio Traoré.

Fuentes concordantes francesas dieron cuenta de desacuerdos dentro del Gobierno burkinés sobre si las tropas francesas deben permanecer o no en el país africano.

Al igual que ocurriera en Mali, la decisión de Burkina Faso se produce tras reiteradas manifestaciones callejeras a favor de Rusia y contra la presencia francesa, la última de ellas, el viernes en Uagadugú, en la que se ondearon banderas rusas y pancartas antifrancesas.

Según analistas, de concretarse esta retirada, Níger sería un destino más que posible para los militares franceses, acantonados en la base militar de Kamboisin, próxima a la capital burkinesa, donde Francia ha reforzado su presencia tras salir de Mali, llevando allí al grueso de la Operación Barkhane de combate al islamismo radical.

Níger se ha convertido en el único país del Sahel occidental que tolera la presencia francesa y en el territorio clave para la nueva estrategia de defensa y seguridad europea contra el yihadismo. (Télam)