Brasil salió del colapso hospitalario de camas de terapia intensiva para pacientes con Covid-19 empujado por el avance de la vacunación que dejó atrás la saturación del sistema sanitario, además de la caída de muertes y contagios desde fines de junio, informó hoy el boletín de la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), laboratorio público vinculado al Ministerio de Salud.

El estudio de los científicos de Fiocruz indica el número de casos y de muertes "sigue alto" pero está cayendo un 2% por día desde hace tres semanas.

Fiocruz indicó que todos los estados registran ocupación menor al 90 por ciento de las camas de UTI pero recomendó que hay que continuar con la campaña de vacunación y las "medidas de protección individual, como el uso de tapabocas y distanciamiento físico".

"El virus sigue circulando con intensidad y las vacunas son efectivas en la prevención de casos graves", indica el informe.

Brasil tuvo récord de muertes y casos en abril y marzo de 2021, respectivamente, a raíz de la aparición letal dela variante Gama o P1, originada en Manaos a fines de 2020, y la falta de coordinación nacional sobre cuarentenas, medidas a las que se opone el presidente Jair Bolsonaro y que impulsan en forma autónoma medidas de restricción de circulación poblacional.

Cuatro estados de la región norte -Amazonas, Pará, Rondonia y Tocantins- fueron los únicos que presentaron avance en las internaciones, pero en ningún caso es colapso.

El promedio móvil diario de muertes está ubicado por debajo de los 1300, cuando se llegó en marzo y abril a picos de 3.000.

Brasil lleva 535.838 muertos contabilizados, con 19.151.993 de contagios. Es el segundo país en decesos y el tercero en casos.

Hasta el lunes Brasil había vacunado contra la COVID-19 a 115,5 millones de personas, de las cuales 84,6 millones (el 39,97%) recibieron la primera dosis y 30,9 millones (el 14,61 por ciento de la población) completaron su esquema de vacunación con dos dosis o una dosis única de Janssen.

Las vacunas más aplicadas en Brasil son AstraZeneca y Coronavac, y en menor medida Pfizer y Janssen.

El estado de San Pablo, el más poblado de Brasil con 46 millones de habitantes, similar a la Argentina, redujo en 46% la letalidad comparada con marzo y exhibe menos del 65% de ocupación hospitalaria.

El estado continúa sin actividad nocturna, con toque de queda entre 23 y 5 para evitar aglomeraciones.

La ciudad de San Pablo, la mayor de América del Sur, el domingo reabrirá por 4 horas el paseo peatonal de la Avenida Paulista, mayor atractivo turístico dominical, a raíz de que sus índices han caído a niveles de diciembre, antes de la explosión de la variante P1. (Télam)