Brasil recibió hoy desde China un cargamento con insumos para producir en el Instituto Butantan de San Pablo 8,6 millones de dosis de la vacuna CoronaVac, del laboratorio chino Sinovac, mientras que el Ministerio de Salud negocia la adquisición de 30 millones de dosis de la vacuna Sputnik V y la india Covaxin contra la pandemia del coronavirus

El cargamento fue enviado luego de una negociación del gobernador paulista, Joao Doria, además de otra encarada por el ministro de Salud, general Eduardo Pazuello, y el ministro de las Comunicaciones, Fabio Faria, con la embajada china en Brasilia, para la liberación de los insumos por parte de las autoridades estatales chinas.

El lote con 5,4 millones de insumos para la fabricación de 8,6 millones en 20 días en el Instituto Butantan para luego enviarlas a todo el país bajo la administración del Ministerio de Salud, que decidió adquirir la CoronaVac y la AstraZeneca-Oxford.

El Instituto Butantan espera recibir hasta abril insumos para el envasado de 46 millones de dosis, tal el contrato con la empresa china.

Brasil tiene 2 millones de dosis de AstraZeneca y 10 millones de dosis del Butantan, pero hasta el momento no superó los 2,8 millones de vacunados desde el 17 de enero.

El Ministerio de Salud prometió pero aún no confirmó si comprará otros 54 millones de vacunas CoronaVac, en el marco de las disputas políticas entre el presidente Jair Bolsonaro y el gobernador Doria, el articulador de la compra al laboratorio chino.

Es por eso que el Ministerio de Salud anunció que negocia la compra de 30 millones de vacunas Sputnik V y dela india Covaxin.

La decisión se tomó luego de conocerse la eficacia de la Sputnik V, superior al 91%, y por pedido, también, del laboratorio brasileño Uniao Quimica, que puso como ejemplo el caso de Argentina para la inmunización sin haber realizado la fase III de ensayos en territorio nacional.

Es en este escenario que el miércoles la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria flexibilizó las reglas para el uso de emergencia de vacunas: no exigirá más realizar la fase III en territorio nacional, lo cual beneficia a las otras vacunas que están en el mercado mundial.

Además de Sinovac y AstraZeneca, otras dos farmacéuticas realizaron pruebas en Brasil, como es el caso de Pfizer-BioNTech y Johnson & Johnson, aunque estas dos últimas todavía no mandaron el pedido a la Anvisa para su uso de emergencia.

Brasil es el segundo país del mundo con más muertes causadas por la pandemia de coronavirus y el tercero en número de casos.

El Hospital Albert Einstein, el mayor centro de salud privado de Brasil, anunció que tiene intenciones de lanzar la vacuna india Covaxin. (Télam)