Brasil fue electo hoy por la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como miembro no permanente del Consejo de Seguridad por un año desde enero de 2022, junto a Albania, Gabón, Emiratos Árabes Unidos y Ghana, y algunos diplomáticos ya anticipan problemas con los cinco miembros permanentes.

"Brasil y Emiratos Árabes Unidos tienen posiciones bien definidas en política exterior, y Albania, que presidirá el Consejo por primera vez en su historia, también es miembro de la Organización de la Cooperación Islámica (OCI)", señaló un diplomático bajo condición de anonimato citado por la agencia de noticias AFP.

Estos tres países reemplazarán en enero a San Vicente y Granadinas, Vietnam y Estonia, y modificarán la relación de fuerza en el Consejo, estimó.

"Las cosas cambiarán. Brasil es una potencia en sí mismo y reemplazará al país más pequeño que ha integrado el Consejo. En cuanto a los Emiratos, juegan un rol en varios conflictos", recordó otro diplomático, en alusión a Yemen y Libia.

Brasil, la mayor economía latinoamericana y el país más poblado de la región, reclama desde hace años integrar el Consejo como miembro permanente, pero las reformas son bloqueadas por los cinco miembros permanentes.

También en enero Gabón y Ghana asumirán los escaños ocupados actualmente por Níger y Túnez.

De los 193 miembros de la ONU llamados a votar en la elección, Brasil obtuvo 181 votos, Emiratos 179, Albania 175, Gabón 183 y Ghana 185.

Desde hace años los grupos regionales designan con anticipación a sus candidatos al Consejo para evitar rivalidades.

Tras haber contado en años recientes con hasta cinco miembros en el Consejo, la Unión Europea corre el riesgo de perder influencia ya que desde enero solo tendrá a dos, Francia e Irlanda.

El Consejo de Seguridad está integrado por 15 miembros, incluidos cinco permanentes con derecho de veto (Estados Unidos, China, Rusia, Francia, Reino Unido), así como 10 no permanentes elegidos por un año. (Télam)