El Gobierno de Brasil no incluirá la vacuna india anticoronavirus Covaxin en su Plan Nacional de Inmunizaciones, incluso si las investigaciones en curso demuestran que no hubo irregularidades en el contrato, informó hoy la prensa local.

El contrato para la compra de 20 millones de dosis de la vacuna está siendo investigado por el Ministerio Público federal y la comisión parlamentaria CPI del Senado, reportó CNN Brasil, citando fuentes gubernamentales.

En entrevista con la emisora, el ministro de Salud, Marcelo Quieroga, intentó minimizar la situación de las investigaciones y cuestionó la necesidad de la compra de la vacuna -aún no aprobada por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa)- en este momento.

El Ministerio de Salud compró las dosis, producidas por el laboratorio indio Bharat Biotech, por medio de la empresa brasileña Precisa Medicamentos.

La compra fue suspendida a fines de junio tras numerosos cuestionamientos al contrato, entre ellos el alto valor por dosis (15 dólares), el más caro comprado por el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, muy por encima del precio inicialmente previsto por la empresa Bharat Biotech, de 1,37 dólares por dosis, y haber pagado un anticipo millonario.

Además, las dosis nunca llegaron al país porque la Anvisa no autorizó su uso de emergencia.

Queiroga había afirmado que la decisión se tomó tras la recomendación de la Contraloría General de la Federación (CGU), que inició una investigación sobre las sospechas de corrupción levantadas en relación con el contrato.

En un comunicado, el Ministerio de Salud informó que en un primer análisis preliminar no se detectaron irregularidades en el contrato, pero optó por suspenderlo para analizarlo en profundidad.

Las presuntas irregularidades fueron denunciadas por el diputado bolsonarista Luís Miranda y su hermano, el funcionario del Ministerio de Salud Luís Ricardo Miranda, a la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) sobre coronavirus.

Según la denuncia, el Gobierno firmó una negociación para la compra de 20 millones de dosis del inmunizante con un sobreprecio de 1.000%.

Luego de los testimonios, los senadores presentaron un informe penal por malversación contra Bolsonaro en el Tribunal Supremo Federal (STF). (Télam)