El primer ministro británico, Boris Johnson, fue acusado hoy de no dar respuestas concretas después de reunirse con los líderes del Partido Unionista Democrático (DUP), el Sinn Fein, el Partido Unionista del Ulster y la Alianza, para discutir cómo reformar el Protocolo de Irlanda del Norte, dada la oposición unionista al acuerdo.

El líder británico viajó a Irlanda del Norte para intentar desbloquear las instituciones autónomas regionales, paralizadas por las crecientes tensiones sobre las disposiciones comerciales especiales aplicadas Protocolo de Irlanda del Norte.

La administración autónoma norirlandesa no pudo elegir elegir la semana pasada un nuevo presidente porque el DUP anunció que no apoyaba el proceso como parte de su oposición al protocolo.

La Asamblea de Stormont se reunió el viernes pasado por primera vez tras la victoria del Sinn Fein, antiguo brazo político del IRA y defensor de la reunificación de Irlanda, en los comicios del 5 de mayo.

El Protocolo es un tratado internacional firmado por el Reino Unido y la Unión Europea (UE) que garantiza que no haya una frontera dura en la isla de Irlanda mediante la imposición de controles en el comercio entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte tras el Brexit.

El Sinn Fein acusó al Gobierno del Reino Unido y a los unionistas de Irlanda del Norte de crear una crisis con el protocolo del Brexit para la provincia, luego de que el DUP, que no está contento con el protocolo, se negara a formar un ejecutivo hasta que se se modifique ese documento firmado con Bruselas.

La UE por su parte, insiste en que es necesario controlar parte del comercio que fluye de este a oeste para proteger la integridad del mercado único de la Unión, pero el DUP y el gobierno del Reino Unido dicen que ha creado barreras económicas para Irlanda del Norte.

La presidenta de Sinn Fein, Mary Lou McDonald, aseguró a los medios británicos que su reunión con Johnson fue "bastante difícil" y agregó que no había recibido "respuestas directas" del primer ministro, quien dijo que estaba priorizando las demandas del DUP.

"Si el DUP está actuando vergonzosamente al frenar al Gobierno, entonces el Gobierno británico se está comportando aún más vergonzosamente”, se lamentó.

"Lo desafortunado es que el gobierno británico ahora está jugando un juego arriesgado con las instituciones europeas, complaciendo a una parte del sindicalismo político que cree que puede tener un veto y frustrar y pedir rescate a la sociedad", subrayó.´

El primer ministro irlandés Micheál Martin, por su parte, instó al Reino Unido a reanudar las conversaciones a fondo con la UE sobre el protocolo.

Tras la reunión, el líder del DUP, Sir Jeffrey Donaldson, indicó que el primer ministro le dijo que tenía un plan para tomar medidas para abordar algunos de los problemas que el DUP planteó con el protocolo, pero que aún no había visto los detalles de lo que propondrá.

Johnson por su parte, aseguró que los cinco partidos con los que habló acordaron que era necesario reformar el protocolo de Irlanda del Norte.

Explicó que ninguno de los partidos le gusta la forma en que el protocolo funciona y todos piensan que se puede reformar y mejorar.

"La pregunta es ¿cómo haces eso? Nos encantaría que esto se hiciera de manera consensuada con nuestros amigos y socios, resolviendo los problemas, deteniendo algunas de estas barreras de este a oeste. Pero para lograrlo, para tener el seguro, también debemos proceder con una solución legislativa", precisó.

Insistió en que apeló personalmente al DUP para reformar el poder ejecutivo compartido y expresó que todos deberían arremangarse y meterse en el Gobierno de Irlanda del Norte.

También descartó las sugerencias de que la legislación propuesta que le daría al Gobierno el derecho de ignorar partes del protocolo podría iniciar una guerra comercial con la UE.

Mientras tanto, unos 200 manifestantes abuchearon a Johnson a su llegada al castillo de Hillsborough, en las afueras de Belfast, donde se celebraron las conversaciones y lo instaron con pancartas que pedían proteger el Protocolo de Irlanda del Norte.

(Télam)