La presidenta peruana, Dina Boluarte, aseguró hoy que vela por la seguridad de todos los peruanos y que su criticada frase ´Puno no es Perú´ no fue "discriminatoria" hacia ese departamento del país donde arrecian las protestas en exigencia de su renuncia.

"La Presidencia de Perú reitera que debe velar por la seguridad y el bienestar de los 33 millones de peruanos y peruanas, en ese contexto, la frase 'Puno no es Perú' no fue una expresión discriminatoria ni soberbia", afirma el Twitter del Gobierno.

"De haberse malinterpretado, nos disculpamos con las hermanas y hermanos de nuestra querida región altiplánica. Reiteramos nuestro llamamiento a la paz, el diálogo y la reconciliación", agregó la Presidencia.

El pedido de disculpas llega luego de que Boluarte hiciera unas declaraciones ante la prensa internacional en la que justificaba la falta de acuerdo con las protestas que están teniendo lugar en las principales provincias del sur, entre ellas Puno, donde se ha registrado el mayor número de fallecidos.

"¿Qué hacemos frente a las amenazas? ¿Dejamos que nos quemen vivos como quemaron a un policía en Puno?", se preguntó Boluarte, quien negó que el Gobierno sea responsable de la violencia y expresó la frase de la discordia "Puno no es Perú".

A siete semanas de su llegada al poder tras la destitución de Pedro Castillo, más de 50 personas murieron por protestas que exigen la salida de Boluarte, el cierre del Congreso y elecciones anticipadas.

A pesar de que los medios de comunicación han mostrado imágenes de la Policía y el Ejército reprimiendo indiscriminadamente las protestas, Boluarte insiste en el buen accionar de las fuerzas de seguridad.

Incluso ha acusado a los manifestantes de estar financiados por grupos criminales, algo que fue descartado por una comisión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que visitó el país a comienzos del año.

Desde el inicio de esta semana, más organizaciones y colectivos de la sociedad civil peruana de las provincias del sur han estado viajando hasta Lima, la capital, para sumarse a las manifestaciones.

El Gobierno ha respondido ampliando los contingentes militares en estas provincias.

En Puno, por ejemplo, se suceden las protestas y huelgas contra Boluarte, quien renovó por otros 10 días el toque de queda que rige entre las 20.00 y las 4, según el diario peruano El Comercio.

Actualmente, la medida rige en los departamentos de Cuzco, Lima, Callao, Amazonas, La Libertad y Tacna, así como en Puno, donde se han suspendido los derechos de reunión, de inviolabilidad de domicilio, la libertad de tránsito, y la libertad y seguridad personales. (Télam)