La presidenta de Perú, Dina Boluarte, dijo hoy que reclamó al Congreso que apruebe "lo antes posible" el adelantamiento de las elecciones y aseguró que no se rendirá "ante grupos autoritarios" que reclaman su renuncia desde hace casi 50 días, al hablar en formato virtual ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington

"Soy consciente del legítimo derecho de las peruanas y peruanos que sienten que el Estado, en el sentido más amplio y en todas sus instancias, y desde sus tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, no ha podido, en más de 200 años de vida republicana, concretar esa promesa de la que hablaba Basadre", dijo la mandataria.

"El Perú ve con suma preocupación que en la región se vienen produciendo una serie de sucesos promovidos por movimientos autoritarios de diversa índole que buscan asediar a los procesos políticos, institucionales, democráticos", agregó.

La intervención de Boluarte ante la OEA se produce pocos días después de que un relator de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) afirmara, tras una visita de observación este mes al país, que Perú fue escenario de "violencia" en las protestas.

"Ha habido violencia, tanto denuncias de violencia por parte de fuerzas de seguridad que están en procesos de investigación, denuncias que recibimos de testimonios de familiares, y también violencia que ha afectado una serie de bienes públicos y privados", afirmó el relator Stuardo Ralón.

Por otro lado, se refirió a las protestas que vienen sucediendo en diferentes regiones del país y expresó su dolor por las vidas perdidas producto de la fuerte represión policial, según citan entre otros medios las agencias Andina y Sputnik y por el sitio de noticias RPP.

"Nos duele profundamente que, en el marco de las recientes manifestaciones en diversas partes del país, se haya perdido las vidas irremplazables de un número importante de compatriotas y que se puedan haber producido afectaciones a esos derechos. Esperamos que la justicia siga su curso y establezca responsabilidades pronto", manifestó.

"He solicitado al Congreso aprobar lo antes posible el adelanto de elecciones. Y espero sinceramente que los países amigos de la región apoyen. La única salida posible a la crisis que es a la vez pacífica, constitucional y consistente con la tradición de la OEA y la región (...). No voy a rendirme ante grupos autoritarios que quieren imponer salidas que no forman parte de nuestro ordenamiento constitucional, ni de la tradición democráticas", añadió.

La mandataria peruana accedió al poder el último 7 de diciembre, cuando el entonces presidente Pedro Castillo, de quien era vice, decidió suprimir el Congreso y gobernar por vía de decretos de excepción, lo que desencadenó su inmediata destitución por parte del Legislativo y el ascenso de Boluarte a la primera magistratura.

La mandataria también se refirió ante la OEA a las preocupaciones por la situación de su país que se expusieron ayer en Buenos Aires, durante la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), al señalar que espera que los países de la región apoyen una iniciativa de elecciones adelantadas para poner fin a la crisis que enfrenta su nación.

"He escuchado con mucha atención las intervenciones de mis colegas en la Celac. Les agradezco las muestras de preocupación y solidaridad con el Perú (...) pero quiero preguntar a algunos de mis colegas ¿qué salida están planteando? ¿la salida de la violencia o la salida de la paz y la democracia? (...) He solicitado al Congreso aprobar lo antes posible el adelanto de las elecciones y espero sinceramente que los países amigos de la región apoyen la única salida posible a la vez pacífica, constitucional y consistente con la tradición de la OEA", dijo la mandataria.

En esa cumbre, el presidente colombiano Gustavo Petro, el chileno Gabriel Boric y la hondureña Xiomara Castro pidieron además la liberación del exmandatario Pedro Castillo, detenido desde el 7 de diciembre.

El Congreso debe realizar una segunda votación sobre la iniciativa de adelantar las elecciones presidenciales y legislativas, para las que en principio ya se aprobó en una primera votación hacerlas en abril de 2024.

El caso es que desde diciembre, y cada vez con mayor virulencia, los manifestantes reclaman la renuncia de la mandataria y elecciones para este mismo año. (Télam)