La ONG Human Rights Watch (HRW) criticó al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por violar la libertad de expresión al bloquear a sus seguidores críticos en redes sociales.

"Jair Bolsonaro utiliza sus redes sociales para publicar información de interés público, pero bloquea a quienes la critican. Esto evita que estos usuarios interactúen con sus publicaciones y participen en el debate público. Viola la libertad de expresión", aseguró HRW en un mensaje de TwItter acompañado de un video.

Según la organización, el mandatario bloqueó al menos 176 cuentas, entre ellas a periodistas, congresistas, medios de comunicación, ONGs y ciudadanos de a pie.

Bolsonaro "está intentando eliminar de sus cuentas en las redes sociales a las personas e instituciones que no están de acuerdo con él, y así convertir esas redes en espacios donde solamente se admiten los aplausos, como parte de una estrategia más amplia para silenciar o marginar a quienes lo critican", alertó la directora de HRW para Brasil, Maria Laura Canineu.

En el video que acompaña el mensaje, algunos de los damnificados que dan testimonio refuerzan la crítica de HRW.

"Bloquear el trabajo de la prensa es bloquear la democracia", afirmó la periodista brasileña Cecilia Ollive, mientras que otra mujer que prefirió proteger su identidad contó que ella fue bloqueada por haber publicado mensajes en los que recomendaba lavarse las manos y usar mascarillas para protegerse del coronavirus.

HRW explicó que las personas bloqueadas pueden acceder a lo que el líder de la ultraderecha brasileña publica en sus redes sociales cerrando su sesión, pero aclara que eso dificulta su tarea.

"Esto no permite que las personas bloqueadas participen en debates públicos, viola la libertad de expresión y las discrimina a causa de sus opiniones", señaló Human Rights Watch.

Bolsonaro tiene siete millones de seguidores en Facebook y 14 millones en Twitter, las dos plataformas que usa a diario para publicar información oficial. (Télam)