El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se reunió hoy con los nuevos titulares de las dos cámaras del Congreso, el senador Rodrigo Pacheco y el diputado Arthur Lira, con quienes destacó la “armonía” entre ambos poderes y a quienes pidió por carta que aceleren algunas iniciativas que interesan a su gobierno.

Bolsonaro habló en Brasilia con Pacheco (de Demócratas) y con Lira (del Partido Progresista) de la pandemia del coronavirus, destacó la "armonía" con el Parlamento y volvió a cuestionar a la prensa con un nuevo comentario soez sobre la leche condensada.

"La pandemia, la salud, economía y la reforma del Estado", fueron los asuntos analizados, resumió Bolsonaro junto a Pacheco y Lira.

"Fue una satisfacción muy grande recibir la visita (Pacheco y Lira). Intercambiamos impresiones. Este diálogo no comenzó hoy; tengan certeza de que el clima es el mejor posible e impera la armonía", resaltó el mandatario.

La reunión tiene como fondo la victoria que supuso para Bolsonaro que el lunes sus aliados Pacheco y Lira hubieran sido elegidos jefes de las dos cámaras del Parlamento, derrotando a la oposición.

Ese triunfo dio al presidente respaldo político en el Legislativo, aunque igualmente hoy la oposición reunió las firmas para crear una Comisión Investigadora sobre la pandemia, debido a supuestas irregularidades del presidente y el ministro de Salud, Eduardo Pazuello.

La semana pasada fueron presentados dos pedidos de juicio político ("impeachment") contra Bolsonaro, acusado de "genocidio" por no ocuparse de la pandemia.

Parece improbable que estos proyectos tengan tratamiento legislativo porque tanto el senador Pacheco como el diputado Lira anticiparon que se oponen al enjuiciamiento, reseñó la agencia ANSA.

Brasil enfrenta una crisis sanitaria debido al Covid-19 que causó 226.000 fallecimientos y más de 9,2 millones de infectados, mientras fueron vacunadas poco menos de 2,5 millones de personas.

Pacheco destacó que la charla con Bolsonaro tuvo como "foco principal el enfrentamiento seguro, ágil e inteligente de la pandemia, disponer de la vacuna, y la recuperación de la economía", y puso de relieve que fue un "momento importante, una propuesta de pacificación”.

Antes del inicio de la junta con los parlamentarios, Bolsonaro retomó un tema que abrió un escándalo la semana pasada, cuando recomendó que los periodistas se guarden en el trasero una caja de leche condensada, en respuesta a un artículo del sitio Metrópolis, que denunció que el Ejecutivo gastó cerca de 2,7 millones de dólares en ese producto.

"Ustedes vieron aquella lata de leche condensada grandota (...) esa de 2,6 litros, es bien grande... No es para (el diario) Folha de San Pablo... esa prensa que me acusa de decir 'fake news' (noticias falsas)", dijo hoy gobernante y se rió, ante un grupo de seguidores que repitió sus risas.

La ONG Reporteros Sin Fronteras divulgó la semana pasada un informe en 2020 en el que se contabilizaron 580 insultos de Bolsonaro y sus hijos contra la prensa.

Casi en paralelo a la reunión Bolsonaro-Pacheco-Lira, el diario O Globo publicó una lista de los proyectos que el gobierno considera prioritarios para el Congreso, entre los que se cuenta la privatización de Eletrobras.

Otras iniciativas pedidas tienen que ver con reformas administrativas y tributarias, además de una legislación para ampliar el acceso a las armas.

Pese a que el Palacio de Planalto mencionó varias veces el problema económico que generó la pandemia, en la lista no aparecen ni la prórroga de los recursos de emergencia contra el coronavirus, ni la ampliación del programa Bolsa Familia, que actualmente concede una ayuda de unos 600 reales mensuales (poco más de 90 euros).

Sí aparece, en cambio, una de las promesas de campaña del mandatario: la flexibilización del uso de armas de fuego, además de una reforma educativa para facilitar y permitir la enseñanza fuera de las escuelas, la liberalización de la minería en tierras indígenas y la regularización de territorios en el Amazonas. (Télam)