El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, "evoluciona satisfactoriamente", pero aún no tiene fecha para ser dado de alta, según el último parte médico difundido hoy por el hospital de San Pablo en donde fue ingresado de urgencia el miércoles pasado por una obstrucción intestinal.

"El Hospital Vila Nova Star informa que el Señor Presidente de la República pasa bien y evoluciona satisfactoriamente con la conducta médica sin alteraciones", sostuvo el parte y agregó: "El Presidente sigue sin previsión de alta hospitalaria", según la agencia de noticias ANSA.

El comunicado está firmado por el equipo médico encabezado por el cirujano, Antonio Luiz Macedo, quien atiende al mandatario desde 2018 cuando recibió una puñalada en el abdomen que lastimó su intestino y le dejó secuelas que aún no logró superar del todo.

Macedo ya había dicho ayer que tiene prácticamente descartado realizar una nueva cirugía y había destacado que el mandatario ya estaba sin una sonda.

Bolsonaro posteó hoy una foto suya caminando por la clínica sin tapabocas y prometió estar "de vuelta" pronto.

"Hicimos mucho, pero aún tenemos mucho que hacer por nuestro Brasil. Gracias por el apoyo y las oraciones. Un fuerte abrazo a todos", escribió en sus redes sociales.

Bolsonaro fue internado de urgencia, con hipo y dolores abdominales en la madrugada del miércoles, en el Hospital de las Fuerzas Armadas de Brasilia y ese mismo día a la noche fue trasladado a San Pablo.

El exmilitar no se licenció del cargo, y mientras estuvo internado ya recibió al general Augusto Heleno, ministro de Seguridad Institucional, y a Celio Faria Júnior, jefe de su

gabinete personal, además de hablar por teléfono con Arthur Lira, titular de la Cámara de Diputados. (Télam)