El presidente Jair Bolsonaro encabezaba esta mañana en Brasilia el desfile oficial cívico militar del bicentenario de la independencia de Brasil al lado del empresario Luciano Hang, uno de los millonarios investigados por la corte suprema por alentar a desconocer las elecciones del 2 de octubre en caso de que gane el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

El jefe del Estado se preparaba para hablar en un escenario a la población en Brasilia, en un acto de campaña para su reelección, para luego participar de otro en Copacabana, Río de Janeiro.

En la tribuna de invitados del desfile oficial, seguidores del mandatario mostraron carteles y banderas con frases a favor de un autogolpe militar para eliminar la corte suprema.

"Presidente Bolsonaro, accione las fuerzas armadas para establecer el orden", decía una bandera ubicada frente al palco oficial del desfile, que se realizaba en la Explanada de los Ministerios, frente a los edificios oficiales de la capital federal brasileña.

En el escenario al lado de Bolsonaro, con un traje verde loro y corbata amarilla se encontraba el empresario Hang, dueño las tiendas Havan, uno de los millonarios bolsonaristas cuyos domicilios fueron allanados y sus celulares confiscados por el juez del Supremo Tribunal Federal por alentar un golpe en caso de una victoria de Lula, un procedimiento calificado como un ataque a la libertad de expresión en las redes sociales.

La presencia internacional es diminuta en el bicentenario de independencia brasileña: en el palco estaban los presidentes de Portugal (antigua potencia ocupante hasta 1822), Marcelo Rebelo de Sousa; de Cabo Verde, José Neves, y el de Guinea Bissau, Umaro Sissoco Embaló.

También ministros de Angola y Mozambique y el secretario ejecutivo de Países de Lengua Portuguesa.

El desfile contó con tractores con banderas de todos los estados de la federación, teniendo en cuenta que Bolsonaro considera al agroenegocio sus principales aliados.

Además de la demostración militar, desfilaron alumnos de escuelas cívico militares y un colectivo que sorprendió a la prensa local con alumnos del llamado 'homeschooling", la educación en casa suprimiendo a la escuela, una idea del ultraliberal ministro de Economía Paulo Guedes que no está reglamentada.

La locutora del evento destacó en el desfile a "alumnos de la Educación Cristiana Domiciliaria", un proyecto de homeschooling incentivado por iglesias evangélicas, críticas de la educación laica regida por la Constitución.

La primera dama, Michelle Bolsonaro, es la principal activista de la derecha evangélica en el gobierno.

En San Pablo y otras capitales de estados se lleva adelante el desfile de fuerzas de seguridad y batallones en homenaje al bicentenario, la fecha en la cual el emperador portugués Pedro I declaró la independencia de Portugal y fundó el Imperio de Brasil que duró hasta 1889, cuando se transformó en una República.

En San Pablo, el Museo de Ipiranga, uno de los lugares más importantes para la cultura y la arquitectura brasileña, que es el lugar donde se declaró la independencia, reabrió este miércoles con espectáculos musicales para la población luego de que estuviera nueve años cerrado para refacciones.

(Télam)