El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, segundo en las encuestas, anunció hoy que si es reelecto el 2 de octubre elegirá en 2023 a dos juristas que sean activistas contra el aborto para ocupar las vacantes que se abrirán en el Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima corte del país, y afirmó que los opositores son "una banda de delincuentes".

En un discurso en Divinópolis, estado de Minas Gerais, Bolsonaro intentó imponer la agenda conservadora a nueve días de las elecciones, cuando aparece a 14 puntos de diferencia de su rival, el expresidente Luiz Inácio Lula da SIlva, a quien atribuyó la idea de impulsar la legalización del aborto.

En Brasil el aborto es permitido en tres casos: un embarazo de riesgo para la madre, un embarazo producto de una violación y anencefalia fetal.

"No permitiremos discutir el aborto en Brasil. No se olviden que el próximo presidente debe indicar a dos jueces para la corte suprema el año que viene. Con mi reelección, estos dos que irán a la corte jamás serán favorables al aborto", aseguró Bolsonaro, que posee mayoría dentro del electorado evangélico, mientras que Lula en los sondeos aparece con más apoyo de los católicos.

El mandatario designó en sus tres años y nueve meses de gestión a dos jueces del supremo tribunal, un jurista que el ala política le sugirió y a su exministro de Justicia André Mendonça, un pastor evangelista que fue abogado general del gobierno.

Bolsonaro realizó una caravana en moto por la ciudad de Divinópolis con el ojo en las encuestas: en Minas Gerais, segundo estado más populoso detrás de San Pablo, Lula está venciendo.

Y no existe desde 1989 un presidente que haya vencido la elección sin haber ganado en Minas Gerais, llamado el distrito "testigo" de las elecciones nacionales.

En ese marco, el mandatario de ultraderecha, candidato del Partido Liberal, reiteró las amenazas contra el Supremo Tribunal Federal que lo investiga por actos antidemocráticos durante toda su gestión, como por ejemplo acusar a la justicia electoral de que las urnas electrónicas fueron objeto de fraude.

"Nadie manda en la República, apenas el pueblo. Y la voluntad del pueblo se hará en toda plenitud. Mi gobierno siempre jugó dentro de la Constitución y si soy reelecto, todos deberán jugar dentro de la Constitución, sin excepción, porque nadie tiene poder ilimitado", afirmó.

Bolsonaro dijo que vencerá en primera vuelta y que los otros candidatos "no tienen pueblo en las calles" durante los actos de campaña.

"Hoy no tenemos oposición, tenemos delincuentes que quieren el mal de la población. Vamos a derrotarlos en las urnas", convocó ante una multitud vestida de amarillo y verde. (Télam)