Bolivia restableció la obligación de visados de ingreso para ciudadanos de Estados Unidos e Israel, medida que había sido eliminada en 2019 por la entonces presidenta de facto Jeanine Áñez.

El presidente Luis Arce y su gabinete de ministros firmaron el decreto 4460 que "abroga" otro de diciembre de 2019 que había suspendido la exigencia impuesta originalmente en abril de 2015, durante el Gobierno de Evo Morales.

El decreto tiene fecha del 27 de enero, pero recién se conoció hoy.

En 2015, el mandatario Morales, derrocado por un golpe de Estado en 2019 tras 14 años en el poder, impuso la obligación de visado a los estadounidenses e israelíes alegando reciprocidad, ya que ambos países pedían a los bolivianos mismos permisos de ingreso.

Tras asumir el poder en una sesión del Senado sin quórum y en medio de una persecución al partido de Morales y Arce, Áñez anuló la exigencia del visado, una medida que fue parte del giro de 180 grados que dio a la política exterior de los 14 años anteriores.

El decreto de Arce, delfín de Morales, indicó que "no existe suficiente y sólida justificación" para exonerar de visados a estadounidenses e israelíes y beneficiarlos de manera unilateral, "sin que sus países otorguen similar beneficio, en el marco del principio de reciprocidad, para ciudadanos bolivianos".

Según el Instituto Nacional de Estadísticas, en 2019 ingresaron a Bolivia tres millones de turistas, de los que 53.600 eran de Estados Unidos y 3.670 de Israel, reportaron medios locales y la agencia de noticias AFP.

El turismo se paralizó en 2020 a causa de la pandemia de coronavirus, aunque las autoridades aún no precisaron cifras del daño ocasionado. (Télam)