Bolivia tuvo ayer 3.005 nuevos casos de coronavirus, la cifra más alta desde la llegada de la pandemia el pasado 2020, según se informó hoy, y las autoridades de Salud pidieron redoblar los esfuerzos para el uso de las medidas de bioseguridad.

La viceministra de Salud, María Reneé Castro, sostuvo que es el momento para poner el esfuerzo en las medidas de protección y en la vacunación contra el virus.

“Decirle a la población que ponga más esfuerzo en las medidas de bioseguridad; no debemos levantar la guardia. Usemos la máscara, el distanciamiento social, el lavado frecuente de manos”, remarcó la funcionaria.

El país bordea las 14.000 muertes desde el comienzo de la pandemia y sumó cerca de 345.000 contagios.

Sobre la vacunación, Castro indicó que de las vacunas recibidas se usó el 60,2%, es decir que 1.058.435 personas recibieron al menos la primera dosis.

“Tenemos todavía un saldo de 700.780 (dosis), 700.780 oportunidades de salvar sus vidas, así que acudan a los puntos de vacunación”, pidió Castro.

La funcionaria de salud atacó puntualmente la campaña de desinformación sobre vacunas.

“Si le llaman, si le escriben por WhatsApp, si le mandan un Power Point o cualquier tipo de mensaje que le digan que no se vacune, no haga caso. Usted vaya, acuda responsablemente a un punto de vacunación. Una persona que se vacune nos protege a los que aún no tenemos la oportunidad de recibir la dosis”, sentenció.

Sobre la inmunización, precisamente, el Gobierno informó que el presidente Luis Arce y su vice, David Choquehuanca, decidieron no vacunarse todavía para "priorizar al pueblo".

“Han decidido que se priorice a la población boliviana que lo necesita y pues dentro del marco del cumplimiento del plan de vacunación estamos nosotros para que ellos también puedan acceder a la vacuna. Sin embargo, ellos ya lo manifestaron públicamente que su prioridad siempre es el pueblo boliviano y han estado priorizando aquello”, aseguró la ministra de la Presidencia, María Nela Prada.

La vacunación contra la Covid-19 comenzó en Bolivia en enero, en una fase de inmunización al personal de salud que está en la primera línea de la lucha contra el coronavirus.

El 25 de febrero se inició la campaña para personas con enfermedades de base, y luego siguió la inmunización a mayores de 60 años. Desde el 13 de mayo se vacuna a personas de entre 50 y 59 años. Arce tiene 57 años y Choquehuanca 60.

Ante la suba de casos y cierto relajamiento en los cuidados, la alcaldesa de la ciudad de El Alto, Eva Copa, informó que desde hoy rigen sanciones contra quienes incumplan normas de bioseguridad dispuestas en una ley municipal.

Copa salió en persona a recorrer algunos barrios de El Alto para ejercer control y repartir barbijos a la gente que no los llevaba, reportó el sitio de Erbol.

“Es lamentable. Creo que falta información y eso nos preocupa bastante pues los hospitales de la ciudad de El Alto ya están colapsados; no tenemos terapia intermedia y no hay terapia intensiva”, declaró, entrevistada por la red Unitel. (Télam)