Bolivia suspendió hasta el 26 de enero la exigencia de presentación de carnet de vacunación para ingresar a entidades públicas y privadas, informó el ministro de Salud, luego de presiones de sectores opositores.

El ministro Jeyson Auza dijo que la medida se tomó para descomprimir los centros de vacunación, que se vieron desbordados de gente luego de que entrara en vigor el decreto sobre el carnet de vacunación, el 1 de enero.

No obstante, la medida había generado amenazas de movilizaciones de docentes, sindicatos de comercios e industrias, juntas vecinales e iglesias evangélicas, entre otros.

“Con esta medida vamos a favorecer el proceso de vacunación y vamos a optimizar los centros de inmunización que hasta la fecha están cumpliendo la tarea de salvar y precautelar la vida del pueblo boliviano”, dijo Auza, informó la agencia de noticias DPA.

El decreto había sido emitido la última semana de diciembre por el presidente Luis Arce.

La norma establecía la obligatoriedad de presentar un certificado de vacunación con esquema completo o prueba PCR o antigénica negativa realizada 48 horas antes para ingresar en dependencias públicas y privadas.

Click to enlarge
A fallback.

Bolivia se encuentra en el pico de una cuarta ola que comenzó en noviembre pasado.

El país del altiplano, de 11,5 millones de habitantes, suma más de 600.000 infectados y 19.700 muertes desde el inicio de la pandemia. (Télam)