El presidente de Bolivia, Luis Arce, planteó hoy un nuevo acercamiento con Chile en procura de renovar la histórica demanda de su país para recuperar un acceso soberano al océano Pacífico, que ya tuvo un fallo desfavorable en 2018 de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya que causó profundo lamento en la población.

"El siglo XXI nos exige iniciar un nuevo tiempo de relacionamiento con la hermana República de Chile bajo un enfoque integracionista, de complementariedad y entendimiento para enfrentar un futuro común entre ambas naciones", expresó el gobernante socialista en un discurso por la conmemoración del Día del Mar.

Arce presidió el acto con el cual Bolivia reafirma anualmente su demanda de salida al mar y rinde homenaje a sus héroes de la Guerra del Pacífico del siglo 19, por la cual el país perdió a manos de Chile su litoral de 120.000 kilómetros cuadrados con más de 120 kilómetros de costa.

En la conmemoración, con notoria ausencia de opositores políticos, el mandatario dijo ante autoridades y delegaciones militares que el reconocimiento internacional de que la reivindicación marítima boliviana es una "cuestión pendiente" debería servir de base para un nuevo ciclo de diálogo entre ambas naciones.

Arce remarcó que el propósito de "buena vecindad", establecido por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, debería facilitar un acercamiento entre Bolivia y Chile, que se enfrentaron recientemente en ese máximo tribunal tras décadas de disputas sobre la cuestión marítima.

El presidente señaló que, si bien la CIJ determinó en un fallo de 2018 que Chile "no asumió obligación jurídica de negociar, dejó firmemente establecido que, al momento de su independencia (1825), Bolivia tenía una costa sobre el Pacífico de una extensión de varios cientos de kilómetros".

La CIJ recomendó también "que las partes continúen su diálogo e intercambio en espíritu de buena vecindad, para lograr solucionar el enclaustramiento de Bolivia, reconocido como un asunto de interés mutuo", recordó Arce, citado por medios locales y la agencia de noticias Sputnik.

Refirió que sobre estas bases, Bolivia proponía desarrollar una política marítima de relación con Chile basada en "la diplomacia de los pueblos", de carácter permanente y por encima de diferencias políticas coyunturales.

"Somos de la cultura de la paz, por eso apostamos al diálogo como mecanismo mas idóneo para resolver nuestras diferencias con Chile", insistió.

Arce anunció una "hoja de ruta" en busca de "fórmulas de entendimiento e integración entre pueblos hermanos" que abarquen mejores condiciones para el uso de puertos chilenos por el comercio internacional boliviano, "sin claudicar la demanda de retorno al mar".

Planteó el restablecimiento de la cooperación bilateral para restablecer un clima de paz y confianza mutua, y el impulso de proyectos como un corredor ferroviario entre los puertos del Atlántico y los del Pacífico, pasando por Bolivia, y un mejor uso de las hidrovías regionales.

Anunció también un mejor aprovechamiento de los puertos francos otorgados a Bolivia por países vecinos, en especial el de Ilo, en el sur peruano.

El discurso de Arce en la Plaza Abaroa -nombre del héroe boliviano principal de la Guerra del Pacífico– cerró el acto del Día del Mar, que por segundo año consecutivo no incluyó desfile militar a causa de la pandemia de coronavirus.

(Télam)