Bolivia anunció hoy el arribo inminente de 85 toneladas de oxígeno medicinal importado desde Chile, en una operación de emergencia para enfrentar el fuerte aumento de contagios y muertes por la tercera ola de coronavirus que azota al país desde hace casi un mes.

"Esta dotación es fruto del trabajo responsable que se ha iniciado durante la segunda ola de la pandemia, en pos de que ese insumo esencial en la respuesta a la Covid-19 llegue continuamente al país", dijo el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, citado en un comunicado de la Cancillería.

La segunda ola de contagios golpeó a Bolivia a principios de año, con marcas de casi 2.000 casos diarios y durante la actual tercera ola se han registrado picos de más de 3.000 enfermos y un centenar de muertos por día, según los reportes oficiales.

"En un contexto internacional en el que los insumos médicos, las pruebas de detección, los medicamentos y las vacunas contra la Covid-19 escasean, Bolivia logró importantes resultados", señaló la Cancillería.

Blanco destacó el gesto chileno de proveer oxígeno medicinal, a diferencia de otros países vecinos como la Argentina, Brasil y Perú que han frenado sus exportaciones de ese producto porque enfrentan también incrementos de infectados.

Y, apuntó que Lima autorizó que camiones con registro peruano puedan ser utilizados en el transporte de oxígeno de Chile a Bolivia.

Añadió que el Gobierno del presidente Luis Arce gestiona licencias especiales de Argentina y Brasil para importar provisiones limitadas de oxígeno, recogió la agencia de noticias Sputnik.

Bolivia reportó más de 3.000 casos durante tres días seguidos esta semana, lo que derivó en una saturación de los servicios de terapia intensiva y escasez de medicamentos en hospitales públicos y privados.

Ayer se presentaron 3.018 casos nuevos, para un total de 361.580 y la cifra acumulada de fallecimientos llegó a 14.312.

Por otro lado, el Colegio Médico de Cochabamba y el sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes) rechazaron hoy las medidas del Centro de Operaciones de Emergencias Departamental (COED) y exigen una cuarentena rígida de por lo menos siete días para frenar la tercera ola.

Los representantes expresaron su disconformidad con la cuarentena mixta que dictó ayer el COED de reducir la circulación de lunes a viernes y cumplir una rígida los fines de semana y el feriado de Corpus Christi.

Sin embargo, el vicepresidente del Colegio Médico, Carlos Iriarte, señaló que esta determinación es insostenible ante la demanda en los hospitales y por ello piden cuarentena de siete días y posteriormente una evaluación para liberar horarios o continuar con esta medida.

El representante del Sirmes, Yuri Lazarte, lamentó que en el COED primen los intereses de sectores y de lo económico, por lo que analizarán retirarse del comité, reseñó el diario local Los Tiempos. (Télam)