El Gobierno de Bolivia decidió hoy extender hasta fines de agosto la vigencia de las restricciones de circulación, vigilancia epidemiológica y el refuerzo de los sistemas de salud por la pandemia de coronavirus, y descartó volver a una cuarentena rígida como sugerían desde los departamentos más afectados por la enfermedad.

"Las medidas establecidas en el presente Decreto Supremo estarán vigentes hasta el 31 de agosto de 2021, sujeto al comportamiento epidemiológico de la covid-19", anunció el Gobierno a través de un decreto publicado en la Gaceta Oficial.

Bolivia continuará con el uso obligatorio de tapabocas, el distanciamiento social y la restricción de todo tipo de actividades que provoquen aglomeración de personas.

Además, seguirá vigente la obligación de presentación de análisis PCR con resultado negativo para todas las personas que ingresen a Bolivia, por las fronteras aéreas, terrestres y fluviales, excepto los habitantes de poblaciones fronterizas.

Con la extensión de estas medidas, que vencían el próximo 30 de junio, el Gobierno de Luis Arce descartó nuevamente la imposición de una cuarentena rígida nacional como habían sugerido varias autoridades regionales, en especial el departamento de Santa Cruz, el más afectado por la pandemia, según informó la agencia de noticias Sputnik.

Mientras tanto, la campaña de vacunación en Bolivia avanza con dificultades debido a la escasez de suministros.

El Ministerio de Salud boliviano informó que hasta hoy se aplicaron 2.316.046 entre la primera y segunda dosis de las vacunas Sputnik V, AstraZeneca, Sinopharm y Pfizer.

En las últimas 24 horas se registraron 2.270 nuevos casos de covid y 86 fallecidos, un total de 426.748 contagios y 16.329 decesos desde que empezó la pandemia. (Télam)