Bolivia extendió hoy por una semana el cierre de su frontera con Brasil, el país más afectado en Latinoamérica por la pandemia de coronavirus, para evitar contagios con una nueva variante del virus y evitar complicar todavía más la situación en sus ciudades limítrofes.

"Se ha decidido una prórroga, ampliar por siete días el cierre de fronteras con el Brasil", afirmó el viceministro de Comercio Exterior de la Cancillería, Benjamín Blanco.

La semana pasada, el gobierno boliviano dispuso el cierre de su frontera con Brasil, y el presidente Luis Arce aseguró que se aplicaría un "encapsulamiento" o cuarentena a las poblaciones bolivianas fronterizas donde "se haya verificado la circulación de variantes" del virus.

La ampliación del cierre fronterizo es "en virtud al análisis y evaluación epidemiológicos que ha realizado el Ministerio de Salud en las fronteras" y los datos ofrecidos por autoridades brasileñas sobre el comportamiento del coronavirus, explicó Blanco a TV-Unitel.

Brasil, de 212 millones de habitantes, registra más de 345.000 muertos por Covid-19 desde el inicio de la pandemia, un número que en términos absolutos solo supera Estados Unidos.

Una nueva variante del coronavirus, aparentemente más contagiosa, fue detectada en la región amazónica de Brasil, por lo que los poblados bolivianos fronterizos están en alerta y fueron priorizados en el operativo de vacunación que armó La Paz.

Medios de prensa locales dieron cuenta de un aumento de casos en los hospitales públicos, pero el gobierno boliviano no informó sobre contagios con la nueva variante.

Hace una semana, Bolivia también decidió exigir a todos los visitantes extranjeros una cuarentena de 10 días y contar con un seguro médico que cubra los gastos en caso de contraer Covid-19.

El viceministro Blanco señaló que durante los próximos días se evaluará si el cierre de la frontera con Brasil vuelve a prorrogarse.

Bolivia, con 11,5 millones de habitantes, acumula más de 279.200 contagios y 12.410 fallecidos. (Télam)