El nuevo secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, pidió hoy la liberación de los norteamericanos detenidos en Rusia en su primera conversación con su par ruso, Sergei Lavrov, en la que abordaron también temas relacionados con la injerencia en los asuntos internos y el control de armas nucleares.

Blinken, el flamante jefe de la diplomacia estadounidense, también expresó en la llamada teléfonica con Lavrov su preocupación por el opositor encarcelado Alexei Navalny y sobre las detenciones masivas de manifestantes que buscaban su liberación.

El secretario de Estado "reiteró la determinación del presidente Biden de proteger a los ciudadanos estadounidenses y actuar con firmeza en defensa de los intereses de Estados Unidos en respuesta a las acciones de Rusia que nos dañan a nosotros o a nuestros aliados", dijo un comunicado del Departamento de Estado.

"Esto incluye la liberación de Paul Whelan y Trevor Reed para que puedan regresar a casa, con sus familias en los Estados Unidos", agregó el texto en alusión a los dos ciudadanos estadounidenses encarcelados en Rusia tras ser condenados el año pasado.

Reed, un estudiante de la Universidad del Norte de Texas, fue condenado en julio por agredir a dos agentes de policía, mientras que el ex marine Whelan fue condenado en junio a 16 años de cárcel por espionaje.

Blinken también "planteó la interferencia rusa en las elecciones estadounidenses de 2020, su agresión militar en Ucrania y Georgia, el envenenamiento de Alexei Navalny y el incidente de SolarWinds, entre otros problemas", precisó el texto refiriéndose al ataque cibernético contra el proveedor SolarWinds, que proporciona servicios a las agencias del Ejecutivo estadounidense y del que Washington responsabiliza a Moscú, informó la agencia AFP.

Por su parte, un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que Lavrov "dio explicaciones detalladas sobre la necesidad de respetar la legislación y el sistema judicial (de Rusia)".

El texto señaló además que Lavrov "llamó la atención (de Blinken) sobre los problemas relacionados con el enjuiciamiento en Estados Unidos de quienes protestaron en relación con los resultados de las elecciones presidenciales, y pidió la transparencia de los procedimientos judiciales pertinentes".

Además, los diplomáticos acogieron con beneplácito la reciente extensión de cinco años del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START) dijo el comunicado ruso.

A pesar de que Washington y Moscú tienen varias disputas, ambas partes anunciaron a principios de esta semana que extendieron el nuevo tratado de control de armas, preservando el último tratado que limita el despliegue de los dos arsenales nucleares estratégicos más grandes del mundo. (Télam)