El multimillonario creador de Windows Bill Gates alertó hoy de que el mundo debe preparase para la próxima pandemia como si se tratara de una guerra, incluyendo la inversión de decenas de miles de millones de dólares cada año, manifestó en una carta publicada el miércoles.

"No podemos permitirnos que nos tomen de nuevo por sorpresa", escribieron el cofundador de Microsoft y su esposa Melinda en una misiva anual en la página de su fundación, Bill & Melinda Gates.

"La amenaza de la próxima pandemia estará siempre planeando sobre nuestras cabezas, a menos que el mundo tome medidas para prevenirla", agrega el texto, según reportó la agencia AFP.

Para evitar en e futuro una destrucción de las proporciones de la causada por la covid-19, "la preparación para la pandemia debe tomarse tan seriamente como nos tomamos la amenaza de guerra", afirmó el matrimonio Gates.

"Frenar la próxima pandemia requerirá gastar decenas de miles de millones de dólares por año, una gran inversión, pero recuerden que está previsto que la pandemia del covid-19 le cueste al mundo 28 billones de dólares", añadió.

"El mundo necesita gastar miles de millones para ahorrar billones (y evitar millones de muertes)".

El estadounidense, considerado la tercera persona más rica del mundo según Forbes, urgió a los países ricos a proporcionar la mayor parte de la inversión, señalando que sus gobiernos serán los que más se beneficiarán de ello.

Inversiones en diagnósticos futuros y tecnologías de vacunación deben complementarse con "un sistema de alerta global, que no tenemos hoy a gran escala", permitiendo que las epidemias sean detectadas y respondidas rápidamente, afirmó la carta.

Gates ya lanzó la alarma sobre el riesgo de epidemias globales en una conferencia TED en 2015.

Ahora aboga por la creación de un equipo de unos 3.000 profesionales totalmente formados, una especie de "bomberos" de pandemias, disponibles y en alerta permanente.

La Fundación Bill & Melinda Gates ha invertido ya 1.750 millones de dólares para luchar contra la pandemia del nuevo coronavirus, así como para promover y financiar proyectos de vacunación en países en desarrollo. (Télam)