El multimillonario Bill Gates llamó a los líderes mundiales a "invertir en infraestructura innovadora" para una transición hacia la energía limpia, durante su discurso en el segundo día de la cumbre virtual climática convocada por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

"Este es un momento prometedor", expresó el fundador de Microsoft al destacar que "los jóvenes están aportando energía y acción en este tema y los Gobiernos de todo el mundo están respondiendo a estas demandas con compromisos ambiciosos".

Sin embargo, alertó que el cambio climático "es un tema complejo" ya que las tecnologías de hoy son insuficientes para cumplir con las ambiciones que se propusieron los países que firmaron el Acuerdo de París en 2015.

"Todas las tecnologías de carbono cero son más caras que las de combustibles fósiles, pero necesitamos nuevos productos de carbono cero", aseveró el informático estadounidense, que llamó a "invertir en infraestructura" para la transición a una economía limpia.

"Esto requiere hacer tres cosas a la vez: primero desarrollar y desplegar tecnologías nuevas que permitan eliminar las emisiones en toda la economía; segundo, aprovechar los mercados energéticos para financiar y desplegar estas innovaciones; tercero, las empresas y los gobiernos tienen que adoptar políticas que abaraten la transición y también los líderes tienen que compensar a quienes den estos pasos tan difíciles", enumeró Gates.

El empresario expresó su visión en el segundo día de la cumbre virtual del clima, dedicado enteramente a destacar al papel fundamental de la innovación tecnológica, la inversión pública y privada y las oportunidades económicas de las industrias del futuro para conseguir un mundo con emisiones cero de carbono.

La apertura estuvo a cargo del emisario de Estados Unidos para el clima, John Kerry y también participaron la secretaria de Energía Jennifer M. Granholm y la de Comercio, Gina M. Raimondo.

También disertaron los jefes y jefas de Estado de Dinamarca, Noruega, Israel, Kenia, Emiratos Árabes Unidos y Singapur, junto con especialistas de organizaciones internacionales y empresas relacionadas con la energía.

Ayer, el primer día de la cumbre empezó con la promesa de Biden de reducir al 50% las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, algo que fue recibido con beneplácito por los demás participantes, dado que sin el aporte de Estados Unidos, el segundo país con más emisiones de carbono, después de China, y el principal emisor histórico, no hay cambio posible. (Télam)