El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, viajará el mes próximo a Riad, donde se reunirá con el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salman, en un cambio de actitud del mandatario estadounidense, que había condenado al ostracismo al líder del reino petrolero tras el asesinato y desmembramiento del periodista opositor Jamal Khashoggi, informó hoy la Casa Blanca.

Washington precisó que entre el 13 y el 16 de julio Biden viajará a Israel, al territorio palestino ocupado de Cisjordania y a Arabia Saudita.

Está previsto que Biden viaje directamente desde Israel a Yeda, en la costa oeste de Arabia Saudita, en el que será el primer vuelo directo de un presidente estadounidense desde el Estado hebreo a un reino árabe. En 2017, Trump hizo ese viaje, pero de forma inversa.

Este será, además, el primer viaje de Biden a Medio Oriente como presidente y, además de las reuniones con líderes individuales en los tres lugares, asistirá a una cumbre regional del Consejo de Cooperación del Golfo en Arabia Saudita.

"Podemos esperar que el presidente se encuentre con el príncipe heredero", afirmó la Casa Blanca.

Biden espera que la reunión sirva para asegurar un impulso en la producción de petróleo saudita para así controlar los crecientes valores internacionales del crudo, los combustibles y la creciente inflación en Estados Unidos antes de las elecciones legislativas de mitad de período, en las cuales su fuerza, el Partido Demócrata, corre el riesgo de perder la mayoría en el Congreso frente a los republicanos.

Cualquiera que sea el resultado de las legislativas, su reunión con el príncipe saudita, también conocido como MBS, marcará un cambio de política controvertido.

Como candidato presidencial, Biden había condenado el asesinato y desmembramiento de Khashoggi en 2018, periodista nacionalizado estadounidense y nacido en Arabia Saudita, conocido por escribir artículos críticos sobre los gobernantes saudíes en el diario The Washington Post. El presidente había señalado que por ese acto el reino se había convertido al país en un "paria".

Los hallazgos de los servicios de inteligencia estadounidenses divulgados por la administración Biden identificaron a MBS como el principal autor intelectual de la operación.

Si bien la Casa Blanca confirmó que la "seguridad energética" será un tema en Arabia Saudita, los funcionarios enfatizaron que todo el viaje tiene objetivos diplomáticos más amplios.

Biden tendrá contactos con una decena de líderes durante la breve gira, en busca de mostrar "la vuelta del liderazgo estadounidense" a nivel internacional, dijo a periodistas un alto funcionario norteamericano citado por la agencia de noticias AFP.

La gira comienza en Israel con una reunión con el primer ministro, Naftali Bennett. Biden visitó ese país por primera vez hace casi 50 años, cuando era senador.

El mandatario hará hincapié en el generoso apoyo de Estados Unidos a las fuerzas armadas de Israel, como el sistema antimisiles conocido como Cúpula de Hierro, en un momento de tensión por el fracaso continuo para resucitar el acuerdo internacional de 2015 para restringir el programa nuclear de Irán.

Posteriormente, Biden se reunirá con el presidente palestino, Mahmud Abbas, probablemente en la ciudad de Belén, según la fuente de la Casa Blanca.

Biden enfatizará "su compromiso de por vida con una solución de dos estados" y restaurará los lazos de Estados Unidos con los palestinos, "casi rotos" bajo el mandato de su predecesor, Donald Trump (2017-2021).

En Arabia Saudita, Biden asistirá al Consejo de Cooperación del Golfo con líderes de Bahrein, Kuwait, Omán, Qatar, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, además de estar acompañado por las autoridades de Egipto, Irak y Jordania, detalló el funcionario estadounidense.

Una prioridad para Biden será mantener la tregua recientemente extendida en el conflicto de Yemen, así como disuadir a Irán de posibles amenazas, "promover los derechos humanos y garantizar la seguridad energética y alimentaria mundial", agregó, según consigna la agencia de noticias AFP.

Biden también se unirá a una cumbre virtual del llamado grupo diplomático I2-U2 de India, Israel, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos, con foco en "la crisis de seguridad alimentaria" provocada a partir de la invasión lanzada a fines de febrero por Rusia contra la vecina Ucrania, principal exportador agrícola.

Sin embargo, la reunión más observada será entre Biden y MBS.

"La política de Estados Unidos exigió una recalibración de las relaciones" tras el asesinato de Khashoggi, "no una ruptura", precisó la fuente de la Casa Blanca.

En ese sentido, dijo que Arabia Saudita fue un socio estratégico de Estados Unidos durante ocho décadas y alberga a unos 70.000 estadounidenses y que es "lo más inteligente" que se puede hacer en estos momentos para la región.

(Télam)