El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy, mantendrán una reunión para discutir el techo de la deuda estadounidense, objeto de desacuerdo en Washington.

Así lo informó a última hora de ayer ayer la vocera de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, en un comunicado en el que explica que se discutirán una "gama de temas" y que la conversación será "apenas una de una serie de reuniones con todos los líderes del Congreso para comenzar el año".

"El aumento del techo de la deuda no es negociable. Es una obligación para este país y sus dirigentes evitar el caos económico", agregó, citada por la agencia de noticias AFP.

Estados Unidos alcanzó esta semana su techo de deuda fijado por el Congreso, y los legisladores deben ponerse de acuerdo para elevarlo. El Tesoro lanzó el jueves "medidas extraordinarias" para seguir haciendo frente a sus obligaciones y evitar el default, a la espera de un acuerdo político.

Janet Yellen, secretaria del Tesoro estadounidense, había advertido ayer más temprano que el país podía caer en una recesión y "causar una crisis financiera global" si entra en default.

Si las medidas se agotaran y el Congreso fracasa en elevar el límite de deuda, Estados Unidos podría ver "como mínimo" una degradación de su deuda, dijo Yellen.

"Si eso pasara, nuestros costos de préstamo aumentarían y cada estadounidense vería que sus costos de préstamo también lo harían", añadió.

"Además de eso, fracasar en el pago de los deberes, sea con los compromisos hacia tenedores de bonos, beneficiarios de seguridad social o el ejército, indudablemente causaría una recesión en la economía de Estados Unidos y podría causar una crisis financiera global", advirtió.

Un escenario como ese además socavaría el papel del dólar como moneda de reserva usada en transacciones a nivel global.

Biden tiene que tratar con los republicanos, que controlan la Cámara de Representantes por una escasa mayoría, para encontrar un terreno común y aprobar un aumento del techo.

McCarthy confirmó a primera hora de ayer que había aceptado la invitación del presidente, que aún no tiene fecha.

La Casa Blanca dijo en su comunicado que espera "un debate claro sobre dos visiones muy diferentes para el país -una que recorta el gasto en bienestar social, la otra que lo protege- y el presidente está deseando discutirlas" con el titular de la Cámara. 

El límite actual de 31.381 billones de dólares fue fijado por el Congreso en diciembre de 2021, tras tensos debates. (Télam)