El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se propone "reevaluar" la relación de su país con Arabia Saudita, para lo cual se comunicará directamente con el rey Salman bin Abdelaziz al Saud, y que su primer contacto telefónico con un líder de Medio Oriente sea con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, informó hoy la vocera presidencial, Jen Psaki.

"Hemos dicho claramente desde el principio que vamos a reevaluar nuestra relación con Arabia Saudita", afirmó Psaki en conferencia de prensa.

La funcionaria aclaró que Biden tiene previsto comunicarse con Salman y no con el príncipe heredero Mohamed bin Salman, quien era el interlocutor habitual del anterior jefe de la Casa Blanca, Donald Trump.

"El homólogo del presidente es el rey Salman y tendrá un intercambio con él a su debido tiempo", subrayó la vocera, según la agencia de noticias AFP.

De todos modos, Psaki aseguró que la "primera llamada" de Biden a "un líder de la región" del Medio Oriente "será con el primer ministro Netanyahu" y remarcó que "será pronto", aunque aún no había una fecha acordada para esa conversación.

La portavoz justificó que el primer contacto de Biden sea con Netanyahu en la "estrecha asociación de seguridad estratégica" que mantienen Estados Unidos e Israel, según la agencia Sputnik.

Asimismo, Psaki aseguró que Washington continuaba trabajando con Bagdad para encontrar a los responsables del ataque a una base aérea estadounidense en el norte de Irak, que dejó ayer un muerto y nueve heridos

"Todavía estamos trabajando con nuestros socios iraquíes para determinar la atribución precisa de este ataque", dijo la funcionaria.

Al respecto, el secretario de Estado, Antony Blinken, conversó hoy por teléfono con el primer ministro de Irak, Mustafa Al Kadhimi, y anoche con el primer ministro del Kurdistán iraquí, Masrour Barzani, informó el vocero del primero, Ned Price.

El ataque fue el primero en una instalación militar o diplomática occidental en Irak en casi dos meses, luego de una serie de atentados con cohetes en Bagdad a fines de 2020.

Irán rechaza las acusaciones de funcionarios iraquíes de que Teherán jugó un papel en el ataque con cohetes del lunes, dijo hoy un vocero de su cancillería.

Por otra parte, Psaki advirtió que "pasarán un par de meses antes de que el presidente tenga una reunión presencial o invite a un líder extranjero a reunirse en persona en la Casa Blanca", del mismo modo que no prevé viajar al exterior en el corto plazo, debido a la pandemia de coronavirus. (Télam)