Estados Unidos está en camino de superar las 500.000 muertes por coronavirus, la mayor cantidad para cualquier país del mundo, y para marcar el sombrío hito, el presidente Joe Biden ordena que las banderas de todos los edificios federales sean izadas a media asta durante los próximos cinco días, anunció hoy la Casa Blanca.

Además, la vocera del Gobierno, Jen Psaki, contó que Biden, acompañado por su esposa Jill, y la vicepresidenta Kamala Harris, junto a su esposo Doug Emhoff, se reunirán en el pórtico sur del edificio de la Casa Blanca para una ceremonia después del atardecer que incluirá el encendido de velas y pedirán a todos los estadounidenses que se unan en un momento de silencio.

“Más tarde hoy, el presidente y la vicepresidente marcarán el hito solemne de 500.000 vidas estadounidenses perdidas por Covid-19”, explicó.

"El presidente Biden (...) ordenará que todas las banderas en propiedad federal se bajen a media asta durante los próximos cinco días", informó Psaki.

Biden dará un discurso y, según ya adelantó la Casa Blanca, reconocerá el dolor que vive el país y alentará a los estadounidenses a trabajar juntos para evitar más pérdidas de vidas a medida que se implementan las vacunas.

También destacará "el poder del pueblo estadounidense para cambiar el rumbo de esta pandemia trabajando juntos, siguiendo las pautas de salud pública y haciendo fila para vacunarse tan pronto como son elegibles", agregó, citada por el canal CNN

Hasta el momento en Estados Unidos, con más de 28 millones de contagios, fallecieron casi 499.800 personas por coronavirus, una cifra que se produce poco más de un año después de que se registrara en la costa oeste del país el primer caso del virus detectado por primera vez en China.

El enfoque del demócrata Biden sobre la pandemia es diferente al de su predecesor, el republicano Donald Trump, quien arrojó dudas sobre el impacto del virus mortal y puso en duda el uso de tapabocas y otras medidas para prevenir la propagación del virus.

El 19 de enero, un día antes de que Biden asumiera el cargo, celebró un evento para conmemorar la muerte de 400.000 estadounidenses por coronavirus.

"Para sanar, debemos recordar, ya veces es difícil de recordar, pero así es como nos curamos", dijo desde el Lincoln Memorial en Washington DC.

“Entre la puesta del sol y el anochecer, hagamos brillar las luces en la oscuridad a lo largo del estanque sagrado del reflejo y recordemos a todos los que perdimos”, dijo hace menos de un mes.

La cantidad de estadounidenses que han tenido el coronavirus es casi el doble que la segunda más alta de India (11 millones) y Brasil (10,1 millones).

Brasil ha registrado el segundo mayor número de muertos con 244.000, mientras que México está en tercer lugar con 178.000.

"La gente en las próximas décadas hablará de esto como un hito terriblemente histórico en la historia de este país, el hecho de que tantas personas hayan muerto a causa de una infección respiratoria", dijo ayer el principal inmunólogo del Gobierno, Anthony Fauci.

Como si esto no fuera suficiente, se espera que al menos 90.000 estadounidenses más mueran por coronavirus para el 1 de junio, según una proyección reciente del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington.

El IHME estima que a fines de mayo, el virus matará a alrededor de 500 estadounidenses por día, frente a las aproximadamente 2,000 muertes diarias en la actualidad.

Las tasas de ingreso hospitalario han caído durante 40 días seguidos, ya que se administran diariamente aproximadamente 1,6 millones de vacunas a los estadounidenses. (Télam)