El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a diferencia de su antecesor, Donald Trump, no tiene previsto invitar a Rusia a participar en la cumbre del G7, grupo selecto conformado por los siete principales poderes económicos del mundo, informó esta noche la Casa Blanca.

"No creo que vayamos a hacer nuevas invitaciones a Rusia o que vayamos a reiterar nuevas invitaciones a Rusia", dijo la portavoz gubernamental, Jen Psaki, a los periodistas a bordo del avión presidencial Air Force One.

"Obviamente, una invitación así sería formulada en asociación con nuestros socios del G7", agregó la funcionaria, citada por la agencia de noticias AFP.

Rusia fue expulsada del entonces G8 en 2014, tras su anexión de Crimea de la vecina Ucrania, que nunca fue reconocida por la comunidad internacional.

Trump, quien expresó repetidamente su deseo de mejorar las relaciones con Vladimir Putin, se había ofrecido a invitar al mandatario ruso a la próxima cumbre del G7.

Más temprano, durante su primer gran discurso de política exterior, por video en la Conferencia de Seguridad de Munich, Biden acusó a Rusia de "atacar nuestras democracias" y a Putin de buscar "debilitar el proyecto europeo y nuestra alianza de la OTAN".

Sin embargo, remarcó que "no se trata de enfrentar a Oriente contra Occidente, no podemos ni debemos volver a los bloques rígidos de la Guerra Fría".

El Grupo de los Siete (G7), un club de países ricos que incluye a Estados Unidos, Canadá, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia y Japón, realizó hoy una reunión virtual centrada en la respuesta a la pandemia de coronavirus.

La edición anterior de la cumbre se realizó en agosto de 2019 en la ciudad francesa de Biarritz.

(Télam)