El presidente estadounidense, Joe Biden, mantendrá este viernes una reunión virtual con su homólogo mexicano Andrés Manuel López Obrador para hablar de migración, desarrollo en Centroamérica y la Cumbre de las Américas, que se celebrará en junio en Los Ángeles, informó hoy la Casa Blanca.

El encuentro se producirá en un momento de fuerte oleada migratoria. En marzo las autoridades estadounidenses interceptaron a más de 221.000 personas en la frontera con México, la cifra más alta en un solo mes en más de dos décadas, indicó la agencia AFP.

Los dos mandatarios hablarán de este problema, así como de "los esfuerzos conjuntos de desarrollo en Centroamérica", la región de donde procede la mayor parte de los migrantes, informó en un comunicado la jefa de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Tratarán asimismo "la competitividad y el crecimiento económico, la seguridad, la energía y la cooperación económica", añadió.

La Cumbre de las Américas, que se celebrará del 6 al 10 de junio en Los Ángeles, será otro de los asuntos que será abordado entre ambos presidentes, quienes conversaron en persona en noviembre pasado con motivo de la llamada Cumbre de los Líderes de América del Norte (Estados Unidos, México y Canadá).

Estados Unidos es el principal socio comercial de México pero, aunque la relación bilateral es estrecha, existen discrepancias.

El gobierno mexicano de López Obrador no ha secundado los llamados de Washington a un frente fuerte y común contra Rusia por haber invadido Ucrania y defiende una posición más neutral.

El gobierno de Biden, en tanto, exhortó recientemente a México a actuar frente a los asesinatos de periodistas en el país.

La relación de López Obrador con Biden es, sin embargo, mejor de lo que era con su predecesor, el republicano Donald Trump, a quien el canciller mexicano Marcelo Ebrard acusó este lunes de agitar "el antimexicanismo" en medio de la campaña electoral para los comicios legislativos de medio mandato en Estados Unidos, que deben llevarse a cabo en noviembre.

Trump se jactó durante un acto del Partido Republicano de haber forzado a un alto representante del gobierno de López Obrador a aceptar el despliegue de miles de soldados mexicanos para frenar la migración indocumentada. (Télam)