El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, inauguró hoy un ciclo de conversaciones "directas" con los estadounidenses al llamar a una mujer que perdió su trabajo por la pandemia de coronavirus, en el lanzamiento de esta nueva campaña que pretende acercar al mandatario a sus compatriotas.

"Hoy, la Casa Blanca lanza una nueva acción para que el presidente se comunique directamente, de manera regular, con los estadounidenses", anunciaron sus servicios de información.

Dada la pandemia, Biden inició este ciclo de diálogo a través de un llamado telefónico desde la Oficina Oval a Michele, una madre de familia de la localidad californiana de Roseville que perdió su empleo en una empresa debido a la crisis económica originada tras el brote de Covid-19.

La mujer había escrito al presidente demócrata para hablarle de este "periodo difícil" y de su búsqueda de un nuevo trabajo.

"Como mi padre decía siempre, un empleo es mucho más que un salario. Es una cuestión de dignidad, de respeto, de lugar en la sociedad", le dijo por teléfono el mandatario, de 78 años, de acuerdo al video publicado hoy por la Casa Blanca.

Biden aprovechó también la llamada para promocionar tanto el plan de estímulo de 1,9 billones de dólares que su partido se dispone a aprobar en el Congreso, pese a la falta de apoyo de los republicanos, como la campaña de vacunación contra el coronavirus que ha prometido.

"Estamos tan felices de que se ocupen de eso", le respondió Michele, quien le contó también que sus padres acababan de ser citados para ser inmunizados contra el virus.

Con estas acciones de comunicación, Biden pretende subrayar su empatía y marcar la ruptura con su predecesor, el republicano Donald Trump, acusado por sus detractores de haberse desinteresado de la suerte de los millones de estadounidenses afectados por la crisis sanitaria y económica.

Las llamadas del mandatario pretenden ser una versión moderna, en la era de las redes sociales, de las famosas conversaciones radiofónicas junto al fuego inauguradas en 1930 por el expresidente Franklin D. Roosevelt para entrar en los hogares estadounidenses.

Trump también se sirvió de forma esporádica de esta tradición, en forma de videos grabados y publicados en la red social Facebook. (Télam)