El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, instó hoy a los congresistas estadounidenses a prohibir los fusiles de asalto y a regular la tenencia de armas, luego de que un joven de 21 años matara a tiros a diez personas en un supermercado de Colorado, en el oeste del país.

"No debemos esperar otro minuto (...) insto a mis colegas de la Cámara de Representantes y del Senado a actuar", dijo el mandatario, apenas una semana después de otro tiroteo que dejó ocho muertos en el sureño estado de Georgia.

"Deberíamos prohibir los fusiles de asalto y los cargadores de alta capacidad en este país", urgió el líder demócrata, quien recordó que el Congreso logró superar sus divisiones y aprobó un veto a este tipo de armas durante diez años en 1994, cuando era senador y presidente de la Comisión Judicial.

Biden también sugirió prohibir los cargadores de alta capacidad y abogó por el fortalecimiento de los sistemas de verificación de antecedentes, entre otras medidas, reportó la cadena CNN.

"Esto no es, no debería ser, un tema partidista. Es un tema estadounidense", opinó y sentenció: "Salvará vidas, vidas estadounidenses. Tenemos que actuar".

Un hombre de 21 años fue imputado hoy por asesinato por el tiroteo en el que murieron este lunes diez personas en el condado de Boulder.

Se trata del segundo tiroteo masivo en una semana en Estados Unidos, que renovó el debate sobre la necesidad de limitar la tenencia de armas en el país.

Al igual que hizo la semana pasada por las víctimas del tiroteo en Georgia, Biden ordenó poner las banderas nacionales a media hasta en homenaje a los fallecidos, lo que supone un duelo nacional de casi dos semanas.

Aún se desconocen los motivos por los que abrió fuego el joven, de 21 años, quien estaba internado en un hospital y será trasladado pronto a una prisión, dijo el fiscal del condado de Boulder, Michael Dougherty, en declaraciones a periodistas.

Las víctimas tenían edades que van de los 20 a los 65 años.

Según CNN y otros medios estadounidenses, el hombre iba armado con un fusil de asalto AR-15, un arma que suele utilizarse en este tipo de matanzas, un mal recurrente en Estados Unidos.

El ataque fue el séptimo tiroteo masivo del año en Estados Unidos, según una base de datos elaborada por el diario USA Today y la universidad Northeastern University.

Colorado, de su lado, ya fue escenario de dos de los tiroteos masivos más graves de la historia de Estados Unidos.

En 1999, dos adolescentes mataron a 12 compañeros y un profesor en la escuela secundaria de la localidad de Columbine antes de suicidarse.

Después, en 2012, un hombre fuertemente armado irrumpió en un cine que proyectaba una película de Batman en Aurora, Colorado, y mató a 12 personas. El agresor cumple ahora una pena a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. (Télam)